CSIF sale a la calle en defensa de los trabajadores públicos

El sindicato exige al Gobierno de Pedro Sánchez que cumpla con sus promesas y garantice la subida salarial pactada de un 2% a partir del 1 de enero del próximo año

202
Miembros del CSIF protestan a las puertas de la Subdelegación del Gobierno./kamarero
Publicidad

El sindicato CSIF ha protagonizado una concentración de protesta para exigir al Gobierno que cumpla y garantice la subida salarial pactada de un 2% a partir del 1 de enero del próximo año para todos los empleados públicos, un colectivo que supera los dos millones y medio a nivel nacional.

La movilización, que se ha repetido de forma simultánea en todas las capitales de provincia del país, ha tenido lugar frente a la sede de la Subdelegación del Gobierno y supone la primera de una batería de iniciativas y manifestaciones para pedir el cumplimiento de las mejoras laborales y salariales acordadas en 2018.

El pasado mes de octubre, el presidente del Gobierno envió una carta a los sindicatos en la que condicionaba la subida a que el Ejecutivo esté “en plenas funciones”. CSIF valora este gesto, pero advierte de que “las empleadas y empleados públicos no van a tolerar que se retrase ni un día una subida salarial que está firmada y pautada desde el año pasado”.

En este sentido, CSIF reclama que, aunque el Gobierno esté en funciones, se haga efectiva por la vía del Real Decreto la subida a los empleados públicos a 1 de enero de 2020, ya que el Gobierno, aún en funciones, está facultado para dictar dicha norma, por lo que dicha subida queda al arbitrio de su voluntad política.

De hecho, la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados tiene previsto convalidar mañana cuatro decretos sobre: parámetros retributivos del sector eléctrico; la organización de la Cumbre contra el Cambio Climático; medidas sobre administración digital y contratación en el sector público; o la paga de diciembre de los pensionistas. El Congreso de los Diputados además estará en plenas funciones a partir del próximo día 3 de diciembre.

Por eso, CSIF afirma que “no vamos a tolerar que los trabajadores paguemos el pato, de nuevo, ni que nuestras condiciones laborales se vean perjudicadas por la falta de acuerdo para formar un Gobierno estable. El panorama es aún más preocupante si consideramos que los empleados públicos todavía arrastramos una pérdida de poder adquisitivo cercano al 20 por ciento, pese a que hemos sostenido sobre nuestros hombros el funcionamiento del Estado durante la crisis con profesionalidad”.

Las movilizaciones continuarán con más medidas de presión, remarca CSIF, si el Gobierno no ejecuta lo pactado en el II Acuerdo de mejora en el empleo público y de condiciones laborales para todos los empleados públicos.