CSIF asegura que hay 45 vacantes sin cubrir en el Centro Penitenciario

Cuatro de los seis funcionarios que han sufrido agresiones a lo largo de 2019 en la prisión de Segovia siguen de baja

282

El Centro Penitenciario de Segovia tiene un “déficit de personal de 45 plazas” y sufre una “situación caótica” por falta de recursos humanos y materiales que afectan a la seguridad y al trabajo de los funcionarios de prisiones pero también a los internos, según ha denunciado CSIF.

El responsable del sector de la Administración General del Estado (AGE) de CSIF Segovia, Fermín Pinto, ha explicado que en la cárcel de Segovia hay 50 plazas sin cubrir y aunque recientemente “se han incorporado 12 funcionarios en prácticas de la promoción de 2018 también se nos van siete que están de la promoción 2016/2017, por lo que solo ganamos cinco, y seguimos con 45 vacantes”.

En España el número de vacantes llega a las 3.400. “Hablamos de funcionarios de prisiones de todas las áreas, educadores, psicólogos, personal de oficinas, personal de vigilancia, de asistencia sociales, personal laboral…” señala el representante de CSIF recordando que el sindicato lleva dos años demandando a la administración penitenciaria que “haga una oferta extraordinaria de empleo público y, de momento, no lo hemos conseguido”.

Fermín Pinto asegura que la falta de medios provoca consecuencias en el centro de Segovia como, por ejemplo, que los médicos psiquiatras solo hagan visitas a los internos dos veces al mes o que haya unidades — cada unidad está formada por dos módulos y una cabina de seguridad— donde debía haber cinco funcionarios y hay tres. “Esa es la falta de seguridad que estamos denunciando” dice Fermín Pinto.

Agresiones y sentencia En este sentido, el responsable de AGE CSIF precisa que este año se han producido dos agresiones en el Centro Penitenciario de Segovia “con seis funcionarios agredidos y lesionados de los cuales cuatro permanecen todavía de baja”.
Fermín Pinto detalla que recientemente ha salido una sentencia sobre una agresión que se registró hace un año y medio, condenando al interno a pena por resistencia de nueve meses y un día y una indemnización de 400 euros.