Vista parcial del centro penitenciario desde el exterior de las instalaciones. / Kamarero

El sindicato CSIF ha puesto la alerta en la falta de rastreo en el Centro Penitenciario de Segovia ante dos nuevos positivos confirmados por Covid-19, ya que ni el Servicio de Prevención Externo ni las autoridades sanitarias han realizado el estudio y el seguimiento de todos los contactos estrechos de los funcionarios.

Fermín Pinto, responsable del Sector de la Administración General del Estado de CSIF de Segovia, informó que el pasado jueves, un funcionario del Centro Penitenciario de Segovia comunicó al Centro que había dado positivo en Covid-19, a la vez que informaba de los contactos estrechos que había mantenido con otros compañeros de trabajo, con el objetivo de que se realizara un diagnóstico temprano en esos contactos y evitar la transmisión del virus en el primer período.

Ese mismo día el Centro Penitenciario comunicó al Servicio de Prevención Externo, a la Inspección y al Servicio de Prevención de la Zona, de los posibles contactos estrechos que había mantenido en su jornada laboral con el resto de compañeros del Centro.

Sin respuesta

Sin embargo, tras esa comunicación los contactos estrechos no han recibido respuesta ni seguimiento alguno, dejándoles completamente desamparados sin saber qué hacer, decidiendo aislarse por responsabilidad y por el temor de contagiar a personas de su alrededor, en muchos casos especialmente sensibles.

Posteriormente, ya en la jornada del sábado, uno de los contactos dio positivo. Mientras, siguen aislados el resto de contactos estrechos sin que el Servicio de Prevención Externo ni la autoridad sanitaria se haya puesto en contacto con ellos y por tanto sin que se les haya hecho ninguna PCR para poder seguir estudiando los contactos.

Fermín Pinto señaló a este respecto que “el esfuerzo que los trabajadores penitenciarios están haciendo para que el virus no penetre en esta prisión, no sirve de nada por la falta de actuación y respuesta rápida en la realización de los test, por parte de los organismos competentes para que se actúe de manera temprana y de esta forma evitar que el virus entre en la prisión”.

Durante la crisis del Covid-19, CSIF ha denunciado el retraso en dotar de equipos de protección adecuados al personal y las tardías medidas de prevención adoptadas. Ahora que vuelve a haber un alto nivel de contagios, (en la prisión en esta segunda ola, ya van seis funcionarios positivos y más de ocho en cuarentena) el sindicato solicita que se tomen medidas más restrictivas, como el mantenimiento de la suspensión de las comunicaciones íntimas, familiares y de convivencia, se suspendan todas las salidas de permiso, programadas, y sólo se permita la entrada al centro de personal penitenciario y al personal extra penitenciario cuya labor sea indispensable.

Más denuncias

Además, CSIF denunció que la Administración Penitenciaria también sigue incumpliendo las recomendaciones en cuando a facilitar mascarillas quirúrgicas en número suficiente para las horas recomendadas de uso (4 horas), ya que sigue suministrando una mascarilla para turnos de 14 horas, provocando que en muchos momentos esas mascarillas no cumplan con su misión preventiva y se puedan producir contagios ante el colmatado de las mismas por el exceso periodo de uso.

Tampoco se ha incrementado la limpieza y desinfección de los diferentes puestos de trabajo, ya que hay puestos que se limpian cada dos o tres días, y siguen sufriendo los recortes del presupuesto de limpieza del año 2008, que para esta situación de pandemia es completamente insuficiente.