5 1 contratos hosteleria
Contratos de hostelería en Segovia.

Tras más de un año negro para el sector, la hostelería segoviana va recuperando fuelle con la relajación de las medidas sanitarias y la ampliación de los horarios de actividad. Esa mejora de las perspectivas de futuro permiten que se anime el mercado laboral.

Así, en tres meses, el número de contratos para bares y restaurantes se ha cuadruplicado en la provincia de Segovia. De los 123 registrados en el mes de marzo de este año, se ha pasado a 449 en abril. Cuando se hagan oficiales las cifras correspondientes a mayo, esa evolución positiva será más acusada.

Tradicionalmente, la hostelería ha representado el motor económico de Segovia en términos laborales. En los momentos previos a la pandemia era el sector con mayor número de empleados, más del el 40 por ciento del total, seguido de la industria, con el 32 por ciento de los contratos en la provincia de Segovia. Bares y restaurantes tenían el récord de personas empleadas hasta el mes de marzo de 2020, justo antes de que se decretara el primer estado de alarma, y se cortara de raíz la actividad hostelera y comercial.

Actualmente es la industria la que copa la mayoría de las contrataciones, con una media de 1.500 empleados en lo llevamos de año.

El mercado laboral segoviano se encuentra ahora en pleno proceso de transformación. A la espera de que la actividad económica repunte con la llegada del turismo y la normalización de las actividades comerciales, el sector hostelero debería asumir el grueso de las nuevas contrataciones.

Por eso, la hostelería representa el gremio profesional en el que más ERTES se han aplicado. En la provincia de Segovia se llegaron a contabilizar más de 10.100 trabajadores a finales de septiembre en ERTE. Más de 2.000 fueron las empresas acogidas a esta medida el año pasado. Aún hoy, parte de la población activa segoviana continúa bajo el paraguas de un expediente temporal de empleo.

Un sector feminizado

Otra de las características del sector en la provincia de Segovia es que al tratarse de una actividad muy feminizada, muchas de las personas afectadas son mujeres. En industria o en construcción, por ejemplo, la mano de obra más abundante es la masculina. Aunque las cifras oficiales de ERTES en la provincia no señalan diferencias por sexo, en la patronal del sector reconocen que gran parte del empleo es femenino.

Y si hay esperanza de futuro, también hay temores. Se confía en que se recuperará parte de la actividad hostelera, pero se desconoce hasta qué punto se volverá a los niveles pre-Covid.No todos los negocios que había podrán volver a abrir ya”, señalan desde el sector. En las próximas semanas se inaugurarán piscinas, negocios de turismo rural y hoteles. Pero ¿hasta qué punto se volverá a los niveles de empleo de 2019?

Si se cumplen las predicciones del Banco de España, en las que alertaban de que estos expedientes temporales ya no bastan por sí solos para mantener las plantillas, la única vía eficiente sería la reactivación completa de los negocios; pero esa opción resulta aún inalcanzable para muchas empresas, asfixiadas tras más de un año desde el inicio de la pandemia, con costes laborales al alza y a la espera de unas transferencias directas que pueden demorarse aún al final del verano.