Cordero y merluza por Nochebuena

El langostino, como el rey del marisco, y los turrones y dulces navideños abren y cierran los menús esta noche

2

E cordero y la merluza volverán a ser esta Nochebuena los reyes de las mesas de los segovianos. Aunque en algunas familias han optado por introducir algunos platos novedosos como el capón de Cascajares o el pulpo a la portuguesa, los menús siguen siendo los tradicionales en la provincia.

La merluza se ha vendido estos últimos días a 39 euros el kilo, la nacional, y a 19 la de pincho chilena. El presidente de la Asociación de Pescaderos, José Antonio Borrego, explicó que muchos segovianos también se deciden por la pescadilla, la lubina y la dorada. El único pescado que ha fallado estas Navidades es el besugo, ya que prácticamente no ha llegado. Mientras que a finales de octubre y noviembre las pescaderías ofrecían besugo, lo poco que se puede comprar estos días tiene un precio de unos 60 euros el kilo.

El marisco, con el langostino a la cabeza, volverá a las mesas de los segovianos esta noche. Estará acompañado en otros menús por centollo, nécora, navajas y gambas.

Por lo que se refiere a las carnes, el cordero será degustado en numerosos hogares; competirá con el cochinillo, aunque con precios diferentes. Mientras que el lechazo se está vendiendo a unos 12,50 euros el kilo, el cochinillo cuesta unos 10,50. El presidente de la Cofradía de San Antón de Segovia, Andrés Cárdaba, que engloba a los carniceros de Segovia, señaló que los precios han subido “un poco” en estas fechas, “pero no mucho”.

Muchas familias optan por otro tipo de carnes, como el pavo (5,25 euros al kilo), la pularda (6,90 euros), la perdiz, o el solomillo.

Pero antes, los entrantes tendrán su hueco en el mantel. Chorizo, jamón, queso, patés y canapés variados, junto a los que cada vez van ganando un hueco las ensaladas, por eso de reducir las grasas que se consumen estos días.

La sopa de almendras, como cada Nochebuena, estará en muchas mesas segovianas. Y también hay familias que este año han decidido salirse de la comida segoviana tradicional e introducir en sus menús nuevos platos. Un ejemplo sería: ensalada templada de langostinos y salmón, tosta de puerro con queso suave y mermelada de grosella, y merluza al horno con salsa de mantequilla.

El cardo y el bacalao conforman el menú de otras familias segovianas, tradicional en muchas casas de la provincia. En cualquier caso, en la mayoría de los hogares segovianos las mesas aparecerán llenas de platos, que se degustarán en familia.

La tanda de comida concluirá con el postre. Los turrones, polvorones, mazapanes, bombones… La lista de los dulces navideños volverá a abrirse un 24 de diciembre más para completar el menú.

Mientras, el tronco de Navidad regresará a muchas meses, y compartirá mantel con frutas como la piña o el melón.

Todos estos alimentos serán regados con vino, champán, cava y sidra en la mayoría de los hogares esta Nochebuena, una de las reuniones más familiares.

A pesar de la crisis las familias segovianas quieren celebrar un año más la Navidad, con los menús y platos más tradicionales con los que se festejan estos días.

Tanto el responsable de los pescaderos como el de los carniceros afirman que la crisis no está afectando a las compras de Navidad. Aunque las amas de casa más precavidas han realizado sus compras con antelación, la mayoría esperan hasta la víspera o el mismo día de Nochebuena para adquirir los alimentos. José Antonio Borrego y Andrés Cárdaba coinciden en destacar que los pedidos de carne y pescado para mañana se mantienen a ritmos similares a otros años.