Nieve Segovia KAM1042
Vista del tráfico que circulaba por la plaza de Artillería en la mañana de ayer. / KAMARERO

Los primeros copos de nieve del otoño en Segovia no causaron estragos en la ciudad. Primero, por la propia composición de la nieve, menos compacta gracias a que las temperaturas no bajaron más de lo previsto. Y segundo, porque apenas nevó con intensidad durante el día de ayer. Y donde lo hizo fue más un fenómeno de agua-nieve que tuvo problemas para cuajar.

La ciudad despertó en buenas condiciones, salvo excepciones como los accesos al AVE; no tanto por el estado de la nieve sino porque no habían pasado vehículos que la despejaran. “El tránsito por todas las vías de Segovia y el entorno ha sido totalmente normal”, resume la concejala de Seguridad, Raquel de Frutos.

El plan de prevención municipal incide en zonas más susceptibles de cubrirse por la nieve o placas de hielo. Bien por su altitud, como es el caso de Nueva Segovia, o por su uso prioritario, como los accesos al AVE, las terminales de autobuses o los accesos a los hospitales. La sal cumplió su labor, aunque la previsión incidía más en nevadas que en bajas temperaturas, como así ocurrió. A primera hora de la mañana hubo más nieve en barrios incorporados como Revenga, especialmente en la carretera de acceso, unos problemas que se resolvieron con el tránsito. No era una nieve especialmente compacta.

Fue una larga noche para las cuatro máquinas quitanieves de la Diputación de Segovia, especialmente desde la zona del alfoz hasta Pedraza, bordeando la N-110. El diputado de Acción Territorial, Basilio del Olmo, estuvo ayer en Riaza, donde apenas caía agua-nieve en una zona que pedía para sí la nieve de otros sitios para cubrir La Pinilla. ”Ha sido nieve buena, no ha sido muy dura, así que se ha quitado rápidamente”.

Ningún incidente reseñable en las vías de la provincia más allá de algún coche atascado o un accidente puntual de un conductor que se salió con su vehículo en La Higuera, sin daños personales. Zonas del Real Sitio de San Ildefonso, Palazuelos, Torrecaballeros, Collado Hermoso o Matabuena acumularon bastante nieve. Algunas como San Cristóbal de Segovia acumulaban cerca de los 10 centímetros a primera hora de la mañana.

Los camiones trabajaron cerca de 12 horas y la red viaria provincial estaba, en términos generales, despejada a la hora de los desplazamientos a primera hora de la mañana para trabajar o acudir a clase. “No tuvimos incidentes importantes porque se ha cogido antes. Si lo hubiéramos dejado un par de horas más, quizás habríamos tenido más problemas”. Los vehículos de la Diputación estaban ayer en alerta ante la previsión de nevadas durante la madrugada.

La excepción fue una ruta escolar de la Junta de Castilla y León que tuvo que ser cancelada, la que va al instituto sierra de Ayllón y que recoge alumnos de Guadalajara. En total, afectó a 17 estudiantes procedentes de Galve de Sorbe, Cantalojas y Condemios de Arriba. La zona de Ayllón fue la más complicada debido a las bajas temperaturas.

La previsión de la Agencia Estatal de Meteorología mantiene el nivel amarillo por nevadas. La previsión de ayer habla de cuatro centímetros de nieve en cotas entre los 900 y los 1.100 metros para Segovia, con un porcentaje entre el 40 y el 70%, pero la nieve no se personó en la capital. A partir de 1.200 metros, la previsión era de 15 centímetros. La previsión para hoy, a partir de 1.200 metros, es de cinco centímetros entre las 10:00 horas y las 12 de la noche

En cuanto a las carreteras, hubo incidencias puntuales. La CL-601, desde La Granja a Madrid, estuvo cortada al tráfico pesado, al igual que la SG-612 desde Navafría a Madrid. Los primeros 6,7 kilómetros de la vertiente madrileña de Navacerrada requirieron el uso de cadenas, al igual que la carretera de Navafría, la SG-500 (la vía que une el polígono industrial de El Espinar con Ávila) o la SG-112, que enlaza Riofrío de Riaza con Castilla La Mancha.