«Conviene unir la cultura de Madrid con el rico patrimonio de Segovia»

Andrea Levy, presidenta del Comité de Derechos y Garantías del PP, y concejal delegada de Cultura, Turismo y Deportes de Madrid

170

Nacida en Barcelona en 1984, Andrea Levy es la responsable de velar por los Derechos y Garantías en el PP, partido por el que se presentó en las elecciones generales de abril por Madrid y salió elegida diputada. Pero renunció a su escaño para centrarse en las elecciones municipales de mayo, a las que concurría como número dos. Formado el Gobierno municipal, se hizo cargo de la Concejalía de Cultura, Deportes y Turismo del Ayuntamiento de Madrid.

No es la primera vez que visita Segovia ¿Cuál es el motivo de su estancia hoy en la ciudad?
Sí. Ya he venido varias veces. En esta ocasión para apoyar a los candidatos de Segovia, aparte de que me gusta visitar esta ciudad histórica y más ahora que estoy en el Ayuntamiento de Madrid y creo que compartimos un eje turístico que debemos potenciar porque sólo hay media hora de distancia. Uno puede disfrutar de toda la actividad cultural que tiene la capital de España pero además en menos de media hora situarse en esta ciudad que es Patrimonio de la Humanidad.


¿Qué balance puede hacer de su estancia en el Ayuntamiento madrileño? ¿Cree que hay posibilidades de  colaboración cultural entre Madrid y Segovia?
Uno de nuestros objetivos desde mi gestión en el Ayuntamiento es ese entendimiento que el que llegue a Madrid también pueda acercarse a las provincias próximas. Vamos a abrir también  el diálogo con sectores de Madrid que estaban un poco olvidados, como los del mundo de la pintura. Y también queremos tender puentes con el mundo cultural privado: un ejemplo es el de los musicales, donde España y concretamente Madrid se ha convertido en el principal escenario de musicales de todo el mundo en lengua española, y somos el tercero a nivel europeo, tras Londres y Hamburgo. Ya hay aviones con viajeros que vienen a España a ver un musical a Madrid. Les hemos puesto en contacto a todos los empresarios del sector porque atraen a muchísimo turismo extranjero, pero también nacional. Y el que viene el viernes a Madrid a contemplar un musical, puede estar el sábado viendo el Acueducto y degustando la comida tradicional de esta ciudad. Por tanto, unir la capital con el patrimonio de sus alrededores es imprescindible. Trabajaremos para ello.

¿Se puede trabajar conjuntamente a pesar de las diferencias políticas?
Segovia, siendo una ciudad histórica fundamentalmente, tiene un lastre histórico que es PSOE, que gobernando 16 años acumula retrasos de más de una década en muchos aspectos. No puede ser que una ciudad histórica tenga esta inercia cultural, y que podría tener una vinculación con la capital de España, arrastre déficit históricos por la inoperancia del PSOE en infraestructuras o movilidad, como la travesía de San Rafael, la SG-20, o temas culturales como el teatro Cervantes; y cuando ha gobernado el PP, los diputados y senadores han puesto negro sobre blanco y han conseguido en los presupuestos y que llegaran esas infraestructuras que permitieran una mejor conexión. Una ciudad histórica como Segovia merece un futuro mucho más claro que el que están proporcionando los 16 años de gobierno socialista. Eso solo se va a remediar con senadores y diputados del PP.,

Usted ha ocupado distintos cargos en la administración: ha sido diputada en el Parlamento Catalán, candidata al Parlamento europeo y al Congreso, y ahora está en un Ayuntamiento ¿En qué  lugar de la política se encuentra más cómoda?
Creo que como persona volcada en el servicio público no puedo descartar ninguno de los niveles porque todos son importantes, y cuando se hace con pasión se ve el resultado de tus acciones. Pero es la política municipal la que te saca más horas de sueño, porque los problemas te los cuentan los ciudadanos de primera mano, y también los resultados son de todo tangibles. Pero también tuve la oportunidad de estar como diputada en Cataluña en momentos tristes y eso no lo olvidaré nunca.

¿Qué opinión le merecen las últimas encuestas sobre intención de voto para el 10-N?
Marcan una tendencia, pero lo más importante es el reflejo de lo que los españoles ven estos meses: querer unir el voto no tanto en un partido, sino en un objetivo común, que haya un Gobierno que sea capaz de negociar en un sentido o en otro, sin que las discrepancias sean un motivo de parálisis, como ha hecho el PSOE de Pedro Sánchez, y por eso hemos ido a unas nuevas elecciones. Y por otro lado, unir el voto compartiendo objetivos comunes, porque no hay nada más moderado que respetar  los valores constitucionales, defender la convivencia pacífica de todos los españoles, y hablar de las prioridades de los ciudadanos que es el empleo, los servicios sociales, y sus retos de futuro como el reto demográfico. El PP entendió el mensaje de las urnas en abril y ha trabajado para revertir ese mensaje en positivo y que los españoles tengan en el voto del PP un destino de futuro.

En esta última convocatoria de elecciones, su presidente Pablo Casado, ha optado por rescatar algunos nombres veteranos en las listas del PP ¿Cuál es el objetivo?
El PP se distingue por ser el gran partido de España, y no es solo llevar la E en el nombre del partido, sino ser un partido transversal, el partido de las ciudades, de las diputaciones que dan servicio a los municipios más pequeños, de todas las personas, de los funcionarios, de los agricultores, de los profesionales liberales… el partido que da oportunidades a la gente joven y que también garantiza las pensiones a los mayores. Es el momento de la gestión y por eso se tiene que ver reflejado en una gran capacidad de gestión. Es el momento del PP y queremos que las candidaturas reflejen a esos servidores públicos para que haya un proyecto de futuro para España.

En esa nueva política y suponiendo que sea necesario volver a pactar ¿Con quién no llegarían a acuerdos desde el PP?
Tenemos claro que hay una línea roja que los socialistas no tuvieron: la de pactar con quienes van contra los intereses generales de España. Nosotros no tenemos nada que ver con los independentistas, nada que ver con los herederos de Bildu. No se puede llegar a la Moncloa con independentistas ni herederos de Bildu. No se pueden hacer tampoco las comunidades autónomas como se ha hecho en Navarra. A partir de ahí, tenemos claro que la política es un diálogo permanente con socios con los que se comparte un proyecto político y social. Se ha visto en las Comunidades Autónomas y en los ayuntamientos que el PP estuvo trabajando sin moverse de la mesa hasta poder llegar a acuerdos. Creo que los españoles lo han sabido valorar. Nosotros no nos tomamos las negociaciones como diversión, sino como un mandato que nos dieron las urnas. Esa capacidad de diálogo la tiene el PP, y otros partidos no lo tienen.

¿Si se repitieran los resultados, cree que se volvería a producir la misma situación de impasse?
Pedro Sánchez ha demostrado que es capaz de todo incluso de que se incendie Cataluña con tal de llegar a La Moncloa.

¿Cree que habrá mucha abstención por el hartazgo de los ciudadanos ante tanta convocatoria electoral?
Entiendo y comprendo a los ciudadanos porque es cierto que los políticos debemos trabajar para negociar. Pero la pregunta es ¿a quién le beneficiaban unas nuevas elecciones? Solo a un ciudadano: a Pedro Sánchez. Por tanto esa desazón que puedan tener los ciudadanos debe ser corregida el próximo 10 de noviembre.

En Madrid, como en Castilla y León, Ciudadanos o Vox han sido socios del PP para formar gobiernos ¿Están cumpliendo ellos sus expectativas?
Nosotros no pactamos meramente con partidos políticos. Nosotros pactamos proyectos, programas o propuestas. Lo que han de valorar y evaluar los ciudadanos es que se vayan cumpliendo esos programas y propuestas. Que evalúen la capacidad de gestión de los políticos. Lo que nos guía a nosotros es dar cumplimiento a propuestas que iban en el programa y que creemos que son las buenas para los castellanos y leoneses, y a los madrileños. No ponemos nada en el programa que no asumamos como nuestro.

Esta semana pasada ha sido noticia la exhumación de los restos de Franco ¿Cree que se ha cerrado una herida o se va a abrir otra más profunda?Durante muchas generaciones, quienes vivieron la dictadura y los que no la hemos vivido, hemos aprendido lo que supuso el abrazo de la Transición y de superar con convivencias errores del pasado y esas fracturas. La Transición es un ejemplo de mirar hacia adelante con convivencia y tolerancia. Al PP nos preocupa el futuro, que es el reto para las actuales generaciones y las venideras.

¿Usted se califica como feminista?
El feminismo recoge valores nucleares de la Constitución como la igualdad y la libertad. Todo lo que sea contrario a esos valores no puedo defenderlo. Pero tampoco voy a aceptar lecciones de quienes quieren imponer una manera de hacer ese feminismo y a veces negándome a mí la defensa de esos valores que son básicos. Por tanto, puede decirse que soy feminista.

Usted ha sido una reconocida articulista en algunas revistas y se la incluye entre los políticos habituales de tertulias y platós de televisión ¿Es una buena forma de acercarse más al ciudadano?
Lógicamente ahora ya no colaboro como columnista en los medios de comunicación. Pero pienso que lo peor de la política es la impostura. Todo lo que sea naturalidad y se haga desde el corazón y con pasión es positivo. Yo escribo de música porque me gusta, y siempre que me han llamado a un plató de televisión he procurado pasarlo bien y tratar de que la política no sea algo ajeno ni hermético y que solo deba hablarse entre políticos. Acudir con naturalidad es bueno para que los ciudadanos nos reconozcan a los políticos.

 

Como catalana de nacimiento que es usted y donde ha residido tanto tiempo ¿Qué siente al ver lo que ha ocurrido estas semanas de atrás en su tierra de origen?
Se pueden tener muchas opiniones políticas sobre la política y sobre lo que ocurre en Cataluña. Pero lo que considero realmente como ciudadana es que hay un sentimiento compartido de rabia. De que hay algunos que han aprovechado para destrozar una ciudad que era símbolo del modernismo, destrozar la ciudad que era símbolo de  la vanguardia, la ciudad cosmopolita… y lo han conseguido haciendo esas barricadas, e incluso pillajes a tiendas e incendiando sus calles. Creo que ya no es una cuestión catalana, sino de toda España. Se han roto los lazos de unión entre Cataluña y  el resto de España porque hay que seguir siendo Cataluña como una parte de España. La concentración que se produjo este domingo a mi me sigue demostrando que lo que hay que hacer es aislar a los violentos, a los radicales y no darlos amparo  ni cobijo, como se ha hecho desde el Gobierno de la Generalitat  y el Señor Torra. Eso es de una grave irresponsabilidad y va a tener un alto coste para la recuperación de la convivencia en Cataluña.

¿Ese coste cree que también será alto en el tiempo?
Sin duda alguna sí. Las últimas imágenes de fuerte violencia y de irracionalidad harán reflexionar a más de uno, salvo a aquellos que tienen el independentismo como norma de fe y parece que están dispuestos a pasar por todo para quedar como héroes o mártires. Desde luego, el señor Torra no debería estar ni un minuto más al frente de la Generalitat.