El fuerte viento y los picos de temperatura complicaron la extinción del incendio de Navafría el pasado viernes, que se dio por controlado ayer por la tarde. / NEREA LLORENTE
El fuerte viento y los picos de temperatura complicaron la extinción del incendio de Navafría el pasado viernes, que se dio por controlado ayer por la tarde. / NEREA LLORENTE

Tras dos jornadas que han dado un respiro a la provincia de Segovia tras las altas temperaturas, comienza una nueva ola de calor que reaviva el temor por los incendios. Justo cuando el incendio desatado este viernes en Navafría ve próxima su extinción, la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio declara alarma por riesgo de fuegos que se pueden originar en el medio forestal, la cual se extiende hasta el próximo domingo.

En la primera ola de calor, Segovia registró una veintena de incendios forestales, aunque tan solo el de Navafría alcanzó mayor gravedad al declarase en nivel 2 de peligrosidad a pocas horas de su comienzo. Afortunadamente, la mejoría de la situación de los focos que permanecían activos en la ladera de la Sierra de Guadarrama permitieron rebajar el incendio este martes al nivel mínimo de peligro hasta darse por controlado este miércoles a las 18.30 horas. Esto conlleva a que el operativo confíe en declarar su extinción en los próximos días.

Aunque en un principio el número de hectáreas calcinadas se situaba por encima de 1.000, el último parte de incendios remitido por la Junta de Castilla y León detalla un total de 879. De ellas, 220 se corresponden a zona de arbolado de robles y pinos; 205 a zona de matorral (fresno y zarzas); 447 a áreas de pasto y siete a cultivos. A ello se suman otros daños materiales, como los dos pajares y una vivienda destruidos en Torre Val de San Pedro.

Al final de la tarde de este martes, Cruz Roja Segovia anunció el final de la intervención de sus Equipos de Emergencia tras cuatro días “intensos” de lucha contra el fuego. En suma a ello, el operativo de extinción permaneció vigilando el incendio durante el día de ayer, aunque en este caso el dispositivo se redujo significativamente respecto a los anteriores días, al contar solo con dos agentes medioambientales, dos autobombas y una cuadrilla terrestre.

Incendios sin ola de calor

En los últimos dos días se han registrado varios incendios en la provincia, los cuales se han podido sofocar en pocas horas. Por ejemplo, el de Carbonero el Mayor, registrado el lunes y cuyas causas están en investigación, afectó a poco más de dos hectáreas de pino. El de Villafranca, en Condado de Castilnovo, originado de manera accidental por maquinaria el martes, fue extinguido en menos de dos horas.

La misma causa explica los fuegos en Cerezo de Abajo, Cuéllar y Cantalejo, también ocurridos el lunes, que no superan la hectárea de superficie afectada. Respecto al de Cantalejo, el reventón de un camión en la SG-205 provocó fuego en un pinar cercano y, tras sofocar la reactivación de un foco, se dio por extinguido a las tres horas desde su comienzo. Ayer no se notificó ningún nuevo incendio.

incendio en Cantalejo
El reventón de la rueda de un camión provocó un incendio en Cantalejo. / PROTECCIÓN CIVIL

Contaminación del aire

Segovia ha corrido mejor suerte que otras provincias de Castilla y León. De hecho, el oeste de la región sufre desde ayer episodios importantes de contaminación por partículas provenientes de algunos incendios forestales, como es el de Losacio (Zamora), que ayer permaneció “tranquilo y sin llama” tras devorar más de 20.000 hectáreas; y el de Cebreros (Ávila), que al cierre de esta edición seguía descontrolado. Muestra de ello es el olor a humo que alertó a muchos segovianos y la espesa capa de color marrón, parecida a la calima, que cubrió el cielo de gran parte de la provincia durante las últimas jornadas.
precaución

Ante esta situación de nueva ola de calor, que elevará las temperaturas entre siete y diez grados por encima de la media -sobre todo durante el fin de semana- que irán acompañadas de vientos que superarán los 20 kilómetros por hora, la Junta establece medidas preventivas mediante las que se regula el uso del fuego y se prohíbe el uso de maquinaria que genere deflagración, chispas y descargas eléctricas en el monte y franja de 400 metros que lo circunda.

Las cosechadoras y empacadoras tan solo se podrán utilizar desde las 19.00 horas de la tarde hasta las 12.00 horas de la mañana del día siguiente, siempre que no se superen los 30 grados de temperatura y los 30 kilómetros por hora de intensidad de viento.
Asimismo, hasta el próximo domingo se prohíbe el uso de barbacoas y el uso de los ahumadores en la actividad apícola y se suspende las autorizaciones de uso del fuego y de fuegos artificiales, entre otras medidas.

Web | Ver más artículos

Ana María Criado (Segovia, 1998). Periodista y humanista por la Universidad Carlos III de Madrid.