11-1kama_Nueva-Segovia-Urbanizacion-Los-Miradores_KAM5383
La maleza y el mal estado de algunos árboles preocupa en la urbanización y en la asociación de Nueva Segovia. / KAMARERO
Publicidad

El Ayuntamiento de Segovia puede enfrentarse a otro conflicto con una comunidad de propietarios, como ya ocurrió hace un par de años con la de las viviendas de protección oficial de la calle Anselmo Carretero, en el barrio de San Lorenzo. Ahora se trata de la urbanización ‘Los Miradores’ de Nueva Segovia, un grupo de 54 viviendas de protección oficial construidas por la Junta de Castilla y León y cedidas al municipio en 1997, aunque nunca se formalizó esa cesión, según asegura el Gobierno municipal socialista.

Ciudadanos consiguió arrancar un vago compromiso al equipo de Clara Luquero en el pleno ordinario de este mes de julio, a partir de un acuerdo de la corporación que contó con el apoyo de todos los grupos políticos a excepción de Centrados en Segovia.

El concejal de Medio Ambiente, Jesús García, que defendió la posición del equipo de Gobierno municipal en esa sesión plenaria celebrada el viernes pasado, se mostró dispuesto solo a estudiar la toma de posesión de viales y espacios libres de la citada urbanización.

La portavoz de Ciudadanos, María José García Orejana, llevó al pleno esta moción después de visitar la urbanización y ver con sus propios ojos el acta de cesión gratuita de esos viales y zonas verdes de ‘Los Miradores’, un grupo de viviendas muy próximo al supermercado Mercadona del citado barrio.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Vecinos ‘San Mateo’, de Nueva Segovia, Francisco Fernández-Caro, ha explicado a El Adelantado que se trata de una reivindicación histórica de los vecinos de esta urbanización que la propia asociación ha puesto en conocimiento de otros grupos políticos, incluyendo el Gobierno municipal, que al menos se ha mostrado dispuesto a buscar una solución para el problema de la maleza que este año es especialmente relevante porque las abundantes lluvias de primavera han hecho que proliferen las malas hierbas y alcancen una altura considerable, con el consiguiente riesgo de incendios, entre otros.

Hay que destacar que la moción de Cs pedía también que el Ayuntamiento “cumpla eficazmente la Ordenanza Municipal de Limpieza Urbana” que, aunque señala que en las zonas de particulares la limpieza debe ser acometida por los mismos, recoge la posibilidad de que el “cuando la propiedad no cumpla debidamente esta obligación, la limpieza será efectuada por el servicio municipal correspondiente” que pasará luego la cuenta por los servicios prestados al particular incumplidor de la norma.

El concejal de Medio Ambiente sostiene que la cesión firmada por el regidor de la ciudad en 1997, el popular Ramón Escobar, “es nula porque el alcalde no es competente para aceptar la cesión y hay informes técnicos en este sentido”.

El edil socialista afirma además con rotundidad que la ordenanza de limpieza “se cumple de manera eficiente siempre”.

García Orejana insiste en que lo importante es “dar los pasos necesarios para alcanzar una solución” y preguntó si entonces esos espacios son propiedad todavía de la Junta “porque lo que está claro es que no son de los vecinos, que adquirieron una vivienda, no los viales y espacios verdes”.

Desde la bancada socialista la respuesta fue que, en base a informes municipales, en el Catastro figura que la propiedad es de la comunidad de vecinos.

Más similitudes que diferencias

El concejal de Medio Ambiente, Jesús García, asegura que la situación de los viales y espacios abiertos de la urbanización Los Miradores de Nueva Segovia no es comparable a la de la urbanización de Anselmo Carretero porque hay alguna similitud pero también diferencias sustanciales.

Sin embargo, el argumento que siguió el edil socialista en el pleno es casi idéntico al del exportavoz socialista Alfonso Reguera en 2016 sobre la pretensión de la Comunidad de Propietarios del grupo de viviendas de protección oficial de Anselmo Carretero.

Como se recordará, en este caso el equipo de Gobierno finalmente accedió a admitir la cesión realizada por la Junta en el año 1995 y con Ramón Escobar, el mismo alcalde que firmó el acta de la urbanización ‘Los Miradores’. Eso sí, después de una tramitación administrativa que incluyó el visto bueno del pleno del Ayuntamiento.

Hay que recordar que, aunque el Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Entidades Locales establece que la adquisición de bienes debe contar con la aprobación del pleno, esa misma norma recoge que puede delegar cualquiera de sus atribuciones, en todo o en parte, en el alcalde y en la comisión de gobierno, con varias excepciones entre las que no se encuentra la aprobación de cesiones gratuitas.

Los vecinos de Anselmo Carretero despertaron el interés de los responsables políticos cuando iniciaron la vía judicial y todo apunta a que la historia puede repetirse ahora.