4 1kama web
Vista parcial del polígono empresarial de la Estación de Hontoria. / KAMARERO

El popular refrán castellano que reza eso de que “unos por otros la casa sin barrer” se traduce en la política municipal de los últimos años en las frecuentes quejas por parte del gobierno municipal sobre el “abandono” de Segovia por la Junta y la airada respuesta de los concejales de Partido Popular, y en esta legislatura también de Ciudadanos, acusando a los responsables del Ayuntamiento de excusar errores, cuando no incapacidad de gestión, en que la Junta no les ajunta. La historia se repitió ayer en el pleno al debatir una moción del equipo que lidera la alcaldesa Clara Luquero para reclamar al ejecutivo autonómico un plan territorial de fomento de la industria similar al que ahora hace un año anunció para Ávila, con una inversión estimada de 34 millones de euros.

La iniciativa salió adelante por la mínima, gracias al voto del portavoz de Podemos, Guillermo San Juan, mientras que los doce concejales que suman el Partido Popular y Ciudadanos se abstuvieron. Nuevamente prevalecieron en unos y en otros diferencias más de cariz político que de fondo porque todos los grupos de la corporación municipal están de acuerdo en la necesidad de industrializar Segovia y de apoyar nuevos proyectos empresariales.

Si no fuera porque el asunto es muy serio, parecería que los representantes de los ciudadanos se recrean una y otra vez en idénticos argumentos sobre competencias, como esas discusiones inútiles sobre quién debe tomar la iniciativa después de una bronca de pareja.

El tono de la ponente de la moción, la concejala del Grupo Socialista Clara Martín, responsable de Urbanismo, no fue precisamente conciliador ni trató de limar asperezas con el gobierno de Alfonso Fernández Mañueco. Al contrario, la exposición de motivos del texto presentado conjuntamente con sus socios de gobierno de IU parece más el de cargos de un fiscal. Afeó a la consejera de Industria, Carlota Amigo, de Ciudadanos, que pocos días después de que se anunciasen proyectos empresariales importantes en la capital segoviana, presentase en Segovia una inversión de 50 millones de euros en un plan industrial para el nordeste de la provincia, dejando fuera a la ciudad.

35 millones

Martín, como hace poco el concejal de Desarrollo Económico y Empleo, Jesús García Zamora, criticó también las bases reguladoras de una convocatoria de ayudas de la Consejería de Economía porque en el caso de las dirigidas a mejoras en suelo industrial ya desarrollado únicamente pueden optar los ayuntamientos de menos de 20.000 habitantes de la Comunidad y en cuanto a las subvenciones para nuevo suelo industrial, la edil socialista calificó de “tremendamente ridícula” la cantidad asignada, un máximo de 1 millón de euros para obrasde urbanización, cuando la estimación inicial de ese coste en el nuevo sector industrial de Prado del Hoyo ronda los 35 millones.

Ley de Industria

Como la moción del equipo de gobierno compara la situación de Segovia con la de Ávila, por el plan territorial de fomento de la industria para esta última capital, tanto el portavoz del Partido Popular, Pablo Pérez, como la de Ciudadanos, Noemí Otero, insistieron en que la iniciativa para la industrialización del municipio abulense partió de las entidades ligadas al territorio, ayuntamiento y diputación, junto a los agentes sociales y que, una vez alcanzado un consenso, solicitaron el apoyo del Gobierno regional.

Pérez, además, echó mano de la Ley de Industria de Castilla y León para sostener que Ávila se acogió a esta normativa que prevé un plan de fomento cuando se produce la deslocalización de una empresa que afecta al empleo de al menos 500 trabajadores, como inicialmente ocurrió con la multinacional Nissan.

El portavoz de los populares lanzó una pregunta a los responsables del gobierno municipal: “¿Ha solicitado el Ayuntamiento de Segovia un plan de fomento a la Junta de Castilla y Léon?” “No”, se respondió él mismo, al igual que otras dos preguntas sobre las líneas de ayudas de la Consejería de Economía para polígonos industriales, a las que en su opinión sí puede acogerse el consistorio segoviano.

La edil de Urbanismo le recordó que hasta el momento solo se han publicado las bases reguladoras y no la convocatoria.

Pérez señaló a los miembros del equipo de Clara Luquero afirmando que “juegan a responsabilizar a la Junta de su incompetencia en el mantenimiento de los polígonos”.

En la misma línea, desde la formación naranja, Otero, que además es diputada del área de Empleo, Promoción Provincial y Sostenibilidad de la Diputación de Segovia, sostuvo que la moción era una herramienta “para venir aquí a quejarse y lamerse las heridas”, después de animar al gobierno municipal a buscar el consenso “de abajo a arriba, como en Ávila” y acudir así a la consejera de Industria y Empleo. “A mí no me ha llamado para desarrollar un proyecto”, dijo la líder de Cs en Segovia a la concejala socialista, quien le recordó que es diputada provincial por su condición de concejala del Ayuntamiento segoviano y puede tomar la iniciativa en favor de la ciudad.

“No podemos apoyar propuestas que son demagogia y populismo. Póngase a trabajar y a gestionar”, espetó Otero.

Los portavoces de Podemos, Guillermo San Juan, e Izquierda Unida, Ángel Galindo, se alinearon con la línea de la ponente y abundaron en el “abandono” de la Junta a Segovia. El primero insistió en que la reclamación de un plan como el de Ávila es una cuestión de justicia y el concejal de la formación morada hizo una propuesta para incluir en la moción que la Junta incorpore todos los sectores estratégicos de Segovia a su próximo Plan Director de Industria.

San Juan también llamó la atención sobre la situación de crisis en el sector turístico por la pandemia y la necesidad de diversificar la actividad económica de Segovia.

Enfado de la alcaldesa

El portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Segovia, Pablo Pérez, aprovechó ayer para criticar lo que considera dejadez de lustros del gobierno municipal con los polígonos industriales durante el debate de una moción del equipo de gobierno que, entre otras cuestiones, reclama a la Consejería de Economía que adapte una Orden del pasado 2 de agosto a las necesidades de ciudades como Segovia, de manera que pueda optar a las subvenciones destinadas a financiar gastos de inversión en suelo industrial, ya que las bases reguladoras indican que solo están dirigidas a municipios con menos de 20.000 habitantes.

El líder del principal grupo de la oposición en la corporación aseguró que el dinero destinado a una competencia municipal, el mantenimiento de los polígonos (aceras, calzadas, etc.) en los últimos años es inferior al sueldo que ha recibido la alcaldesa, Clara Luquero en ese mismo periodo.

Llegó a cuantificar en 7.600 euros al mes lo destinado a las zonas empresariales.

La comparación enfadó a la regidora, que tomó la palabra al final del debate para afirmar que Pérez “cobra 7.000 euros al mes como senador por no dar ni golpe” y le afeó que “está poco en Segovia y cuando está es para darse un paseíto por las obras”, aunque no estén recibidas “y señalar un agujero, por ejemplo, que está así porque todavía hay que instalar una farola”, mantuvo.