Publicidad

El virus no tuvo que volver, ya que nunca se fue de las calles de la provincia de Segovia. Esta dura realidad se ha plasmado en forma de nuevo confinamiento en las localidades de Carrascal del Río y de Cantalejo.