Concentración de señales en la carretera CL-607. / Kamarero

Varios conductores han alertado de la presencia de señalización confusa o engañosa en el trazado de la carretera CL-607, en la proximidad de la capital segoviana, debido a las obras de ensanche del puente sobre el río Eresma, junto al antiguo puente de ‘Los Lavaderos’. Los alertantes explican que la situación es especialmente peligrosa por la noche y consideran que hay riesgo de que se produzcan accidentes.

En este sentido, indican que “hay señales verticales triangulares que indican que el carril por el que conduces se estrecha cuando el estrechamiento se produce en el carril contrario”, mientras que en la señalización horizontal, “hay marcas viales en color amarillo que no se han eliminado y se ha pintado encima, por lo que los conductores pueden ir contra las vallas de obra”.

Algunos de los conductores muestran su enfado porque han advertido que vehículos de la Guardia Civil de Tráfico han pasado por este punto “pero parece que nadie hace nada y la situación de peligro se mantiene”.

Las obras, que comenzaron el 15 de julio del año pasado, están a cargo de la empresa Ecoasfalt y el presupuesto asciende a 348.238 euros. Consisten en la ampliación del puente hasta un ancho de 13,10 metros. De este modo, se pasará de un único carril de tránsito para vehículos a dos carriles, junto con los arcenes y aceras necesarias para el paso peatonal en las mejores condiciones de seguridad.

Este puente es un punto de concentración de accidentes en una vía que pertenece a la red básica de carreteras de la Junta de Castilla y León. La carretera CL-607 bordea la ciudad de Segovia en su lado norte y tiene una Intensidad Media de Vehículos (IMD) de 4.374 al día.