Cajas de cartón, junto a un contenedor de residuos orgánicos y resto en una calle del barrio de La Albuera. / Nerea Llorente

La festividad de Reyes motiva todos los años un incremento elevado de residuos de cartón, papel, plásticos y envases procedentes de regalos que no siempre son gestionados por la ciudadanía como las ordenanzas municipales y el civismo obligan.

En varias calles de la ciudad se pudieron comprobar ayer las consecuencias de estos comportamientos, como por ejemplo en la del Parque, del barrio de La Albuera, donde se acumulaban varias cajas junto a un contenedor de residuos orgánicos y resto a solo dos minutos de la localización de un contenedor de papel/cartón que, por otro lado, estaba al máximo de capacidad.