Condenan a una pena de prisión al agresor del exalcalde de Coca

La jueza impone tres años y seis meses de cárcel al principal acusado, que además deberá pagar una indemnización Contra la sentencia se puede interponer recurso de apelación

2

El fallo del Juzgado de lo Penal de Segovia ha condenado a la pena de tres años y seis meses de prisión a A.G.M., acusado de agredir el 18 de febrero de 2012 al exalcalde de Coca, Juan Carlos Álvarez, mientras éste desempeñaba su trabajo como agente medioambiental de la Junta de Castilla y León. Tal condena coincide con la petición realizada previamente por la Fiscalía. En concepto de responsabilidad civil, el acusado deberá indemnizar a Álvarez en la cantidad de 9.465,87 euros.

En la sentencia se considera, como hechos probados, que Álvarez descubrió a los acusados, A.G.M. y su primo M.G.M, a primera hora de la mañana del 18 de febrero de 2012 talando pinos, con motosierras, en un monte de la Comunidad de Villa y Tierra de Coca, “sin la preceptiva licencia de aprovechamiento”. Álvarez requirió la documentación a la pareja, pero mientras que M.G.M. sí se la facilitó, A.G.M. no hizo lo mismo. Cuando el agente medioambiental se disponía a efectuar fotografías al vehículo de los acusados A.G.M. “le dijo que no hiciera fotografías, procediendo a darle un manotazo, cayendo el móvil (de Álvarez) al suelo”. “Cuando el agente se agachó para recuperar el móvil, el acusado, A.G.M., cogió un palo que había en el lugar, de grosor 5,5 centímetros y un peso de 1,450 kilos, dirigiéndose al agente para golpearle, haciéndolo en el brazo izquierdo de éste, que levantó a modo de defensa”, prosigue la sentencia.

Como consecuencia de tales hechos, Álvarez sufrió lesiones que precisaron de una primera asistencia y de tratamiento médico posterior, invirtiendo 45 días de curación. Además, la sentencia indica que a Álvarez le han quedado “secuelas consistentes en limitación de la movilidad del hombro y artrosis postraumática”.

En relación a la falta de hurto de pinos, el fallo considera “autores penalmente responsables” tanto a A.G.M. como a su primo M.G.M., imponiéndole a cada uno de ellos la pena de multa de 40 días, a razón de una cuota diaria de ocho euros.

Los acusados deberán pagar las costas del juicio, incluidas las acusaciones particulares. Contra la sentencia cabe interponer recurso de apelación en el plazo de diez días desde la notificación.