Condenado un padre por pegar con un palo a su hija tras una disputa

La Audiencia de Segovia obliga al progenitor a cumplir 14 días de trabajos sociales y le multa con 60 euros además de no poder acercarse a su hija durante tres meses

779
Imagen del Palacio de Justicia de Segovia. / kamarero
Publicidad

La Audiencia Provincial de Segovia ha condenado a cumplir trabajos sociales a un padre por golpear con un palo a su hija tras discutir por un problema con la lavadora. Los hechos ocurrieron en julio de 2013 en el domicilio familiar en el que vivía la niña, de 14 años, con el padre, quien tenía la guardia y custodia tras divorciarse de su esposa.

La Sala estima parcialmente el recurso de apelación interpuesto por el condenado contra la sentencia del Juzgado de lo Penal número 1 de Segovia, aprecia la atenuante de dilaciones indebidas en el proceso judicial, y rebaja de 56 días de trabajos en beneficio de la comunidad a 14 días la pena impuesta al progenitor por un delito de violencia doméstica.

En la sentencia señala que las dilaciones indebidas responden a “la situación de colapso a la que se ha enfrentado en el pasado el Juzgado de lo Penal, lo que ha dado lugar a situaciones como la presente, de paralización de la causa, para notificar y tramitar el recurso de apelación”

Por otra parte, el padre condenado no podrá acercarse a su hija a menos de 300 metros durante tres meses.

La niña, a quien el progenitor tendrá que indemnizar con 60 euros, sufrió un eritema en la zona lumbar. La lesión requirió para su curación una única asistencia. Tardó en curar dos días sin incapacidad ni le quedaron secuelas, dice la sentencia.

La hija es ya mayor de edad y reside en una localidad de Murcia, mientras el acusado sigue viviendo el Segovia, recoge la Audiencia en el fallo.

Los hechos probados por el Juzgado de lo Penal, señalan que sobre las 17 horas, padre e hija iniciaron una discusión derivada de un problema con la lavadora y el acusado cogió un palo para golpear a la menor “en su flanco derecho”, sufriendo la menor “eritema lumbar. La Audiencia de Segovia estimó que la juez de instancia entendió que por el lugar donde le dio el golpe se “descarta la causación involuntaria” en el curso de un forcejeo.