Audiencia Provincial Juzgados Guardia Civil
Fachada del Palacio de Justicia, sede de la Audiencia Provincial de Segovia. / KAMARERO

La Audiencia Provincial de Segovia condena a un hombre a dos años de prisión por considerarle autor de un delito continuado de abuso sexual y otro delito leve de amenazas, con la prohibición de aproximarse a sus víctimas a una distancia de 300 metros y de comunicarse con ellas por cualquier medio por tiempo de tres años, por el delito de abuso sexual a tres menores de 16 años. El delito de amenazas fue a una mujer mayor de edad, que paseaba con su hija por la calle.

El auto, recogido por Ical, también le impone un mes de multa con cuota diaria de seis euros con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago por el delito de amenazas, así como el pago de la costas procesales. Contra esta sentencia se puede interponer recurso de apelación ante la Sala de Lo Penal del Tribunal de Castilla y León.

Las diligencias previas fueron instruidas con el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Segovia, por un delito de abuso sexual a menores. La vista del juicio oral estaba prevista para el pasado 3 de diciembre pero se alcanzó “un acuerdo de conformidad por las partes, no siendo necesario la celebración del Juicio oral y dejando sin efecto el señalamiento por dicho motivo”.

En los hechos probados, consta que el acusado, sin antecedentes penales, el 6 de noviembre de 2019 por la tarde, mientras caminaba por la calle Viena de Segovia, se acercó a una joven de 14 años de edad, que también paseaba por esta vía. Comenzó a seguirla hasta el portal de su casa. La joven consiguió, según el auto, “sacar las llaves para abrir, el acusado pasó por detrás de ella y con ánimo libidinoso le tocó el culo, marchándose del lugar mientras la menor le gritaba”.

Hechos similares tuvieron lugar dos días antes, cuando el acusado, se bajó de su vehículo en, la c/ Cofradía de la Piedad. «Acercándose una mujer mayor de edad, que paseaba con su hija en un carrito de bebé, le tocó el culo con el mismo ánimo, propinándole un empujón, introduciéndose seguidamente el acusado en un vehículo de color azul Volkswagen Polo y desde su interior la amenazó diciéndola: Atrévete a venir, todo ello a la vez que hacía el intento de acelerar para atrópellarla«.

Asimismo, el 11 de diciembre de 2019, también en al calle Cofradía de la Piedad en su confluencia con la C/ Berlín, se acercó a la menor de 15 años de edad y le tocó el culo sin su consentimiento y con ánimo libidinoso, intentando abandonar el lugar a la carrera, si bien fue seguido por la menor e identificado por los agentes de la autoridad.

El auto recoge también los hechos del 24 de octubre de 2019, cuando una menor de 14 años, esperaba al autobús de la Línea 1 en la calle París, de Segovia , se le acercó el acusado en un turismo azul oscuro. “Parándose a la altura de ésta y desde dentro del coche, tras bajar la ventanilla, con ánimo libidinoso le dijo: ¿me haces una mamada?, mientras hacía un gesto con un puño en la boca, por lo que ella se echó a andar nerviosa en dirección subida por la misma calle, yéndose el acusado en su coche en sentido bajada”.

La sentencia de la Audiencia Provincial de Segovia remarca que el acusado desconocía en el momento de los hechos la edad de las perjudicadas, pues no las conocía ni las había visto nunca y por tanto la condición de menores de 16 años de tres de ellas.