Concluyen las obras para eliminar el canal del plomo del Acueducto

Claudia de Santos defiende que la intervención, “muy sencilla” desde el punto de vista técnico, producirá un “beneficio inmediato” para la correcta conservación del monumento.

11

El Acueducto de Segovia ya está libre del canal de plomo. La concejala de Patrimonio Histórico y Turismo, Claudia de Santos, confirmó ayer que las obras han llegado a su término. “Ha sido una intervención muy humilde, pero va a producir un beneficio inmediato en la conservación del monumento”, resumió la concejala, “muy satisfecha” con el resultado de la actuación, ya que las últimas lluvias caídas en Segovia han permitido demostrar que el Acueducto evacua de forma correcta el agua.

El canal de plomo llevaba coronando el Acueducto quince años, desde la restauración dirigida por el arquitecto Francisco Jurado. Su proyecto incluía la colocación de un canal de plomo de unos 839 metros, totalmente reversible, sobre el canal original, con la confesada intención de que el agua volviera a circular sobre la espina dorsal del monumento. El 3 de febrero de 2000, fecha de inauguración de la obra, el Acueducto volvió a conducir agua, recuperando así la función que provocó su nacimiento. Pero aquello fue flor de un día.

Ese canal de plomo “nunca ha servido para llevar agua”, relató ayer De Santos. Además, ha provocado múltiples problemas al Acueducto. Entre ellos, facilitar que el agua de lluvia quedase remansada o ayudar al enraizamiento de plantas. Aunque, de inicio, la eliminación del canal de plomo se limitaba a dos zonas —desde el desarenador de San Gabriel hasta la plaza de Día Sanz, y en la Plaza de Avendaño—, finalmente también se ha procedido a su supresión en los arcos centrales.

“Nos dimos cuenta de que si se quitaba el canal de plomo en el inicio del Acueducto y también en su parte final, junto al Postigo, estábamos facilitando que el agua se concentrara justo en los arcos centrales, donde se podía agravar el problema”, explicó De Santos. En vista de la situación, la Concejalía de Patrimonio Histórico y Turismo aportó una partida, que se sumaría a la subvención inicial de 30.000 euros concedida por Bankia, para eliminar, de forma íntegra, el susodicho canal de plomo.

Además de esa tarea, los operarios de la empresa contratada han procedido a impermeabilizar el canal original a la manera tradicional, esto es, con mortero de cal.

Acabadas las obras, De Santos reconoció ayer, que, a corto plazo, el Ayuntamiento no contempla nuevas intervenciones en el Acueducto, si bien matizó que el municipio realiza un “seguimiento constante” de su monumento más emblemático y cuenta con una partida presupuestaria para el mantenimiento de todo su recorrido, desde el azud hasta la entrada al Alcázar.