Concluye el derribo de las viviendas para la urbanización del Sector A

La reparcelación y posterior adecuación de estos terrenos permitirá el desarrollo urbanístico de una zona que preve albergar en un futuro más de 1.500 nuevas viviendas

6

Las máquinas ultiman estos días el derribo de las viviendas ubicadas en la parcela ubicada entre la carretera de La Granja y la de Palazuelos, en la que próximamente comenzará la urbanización de un sector de expansión de la capital en el que se prevé la construcción de más de 1.500 nuevas viviendas.

Los trabajos están siendo desarrollados a cargo de la junta de compensación de este sector, que llegó hace meses a un acuerdo con los propietarios de las viviendas afectadas con el fin de llevar a cabo el derribo como paso necesario para la próxima urbanización de este entorno.

El pasado mes de enero, el Ayuntamiento de Segovia aprobó el proyecto de reparcelación de esta zona, una gran bolsa de suelo que suma más de 411.000 metros cuadrados, capaz de albergar un total de 1.591 viviendas, en su mayoría en bloque. Superado este trámite, la Junta de Compensación del sector, que agrupa a los propietarios de los terrenos, tiene ya vía libre para iniciar las obras de urbanización, que aún no tienen fecha de inicio, pero una vez comenzadas pueden concluir en un plazo entre 12 y 18 meses,s egún las previsiones municipales.

El área A-Palazuelos se trata de un sector ‘discontinuo’ con dos franjas de terreno separadas. La primera es el área colindante con la carretera de Palazuelos —desde las oficinas de Urbanismo hasta la altura del Pórtico Real, en el margen izquierda de la carretera de La Granja, en dirección al Real Sitio—, que suma 316.266 metros cuadrados. A este área se han añadido dos ámbitos de sistemas generales de equipamiento comunitario: el paraje de “El Tejerín” (71.666 metros cuadrados) y “Palazuelos II” (22.965 metros cuadrados).

De acuerdo con los datos facilitados por la Concejalía de Urbanismo, la edificabilidad total del sector suma 207.962 metros cuadrados; capaz de albergar un número máximo de 1.591 viviendas; mientras que se reservan un total de 43.749 metros cuadrados para equipamientos — reservas de suelo para infraestructuras de ciudad, tales como centros educativos y sanitarios — y otros 61.090 metros cuadrados para espacios libres públicos —jardines, zonas verdes y parques—.

De las 1.591 viviendas, la mayoría serán colectivas en bloque, —parte con algún régimen de protección (VPO)— aunque también se permite un cupo de viviendas unifamiliares en hilera (“adosados”) y aisladas (“chalés”).