Con Aniceto Marinas, siempre adelante

La historiadora del arte Mercedes Sanz evoca la figura del escultor segoviano en el elogio que le dedica la cofradía de San Millán

Los Jardinillos de San Roque fueron un año más el escenario del homenaje que la Cofradía de La Soledad al Pie de la Cruz y el Santísimo Cristo en su Última Palabra del barrio de San Millán dedica al artista segoviano Aniceto Marinas, que en los años 30 del pasado siglo cinceló las dos imágenes titulares que custodia y venera la cofradía y que le dan nombre desde hace más de ocho décadas. En el monumento dedicado a su memoria, vecinos y feligreses del barrio se dieron cita para escuchar el panegírico dedicado a su memoria, que este año fue pronunciado por la historiadora del arte Mercedes Sanz de Andrés.

En una sucinta pero emotiva y bien documentada intervención, Sanz de Andrés expresó su admiración por el escultor, y aseguró que su obra se inspira en la naturaleza y en la verdad como fuentes inagotables de creación artística. Así, subrayó la unión entre “la historia y la estética” que jalona la obra de Marinas, donde el artista “no sólo crea con las gafas de cada época, sino que busca el diálogo entre la obra de arte y su entorno, y busca conexiones con el palpitar de la vida”.

Además puso de manifiesto el valor que el escultor daba a la historia y a su fiel traducción en sus obras, poniendo como ejemplos los monumentos a los Héroes del Dos de Mayo, las Cortes de Cádiz o a los capitanes Daoíz y Velarde, y aseguró que el mensaje de Marinas tiene como objetivo “aprender de la historia porque nos ayuda a reflexionar, a ser críticos y a comprender nuestro presente”.

Mercedes Sanz destacó también el encuentro de Marinas con “la grandeza de los sobrenatural” a través del arte religioso, y fruto de este encuentro surgen sus dos obras emblemáticas que dan nombre a la cofradía, que según manifestó la panegirista están realizadas “en clave de amor, porque la potencia emocional de su obra religiosa es la expresión de su fe sentida”.

También quiso plasmar en su elogio la capacidad de trabajo y la cultura del esfuerzo que mostró Marinas a lo largo de su vida, que se resume en el lema ‘Adelante’ con el que tomó posesión como académico en la Real Academia de San Fernando en 1903, y pidió a los vecinos de San Millán que, tomando como modelo este lema “sigan siendo depositarios de la devoción a la Soldad y al Santo Cristo, ya que sois el eslabón entre el pasado y el futuro”.

Tras concluir el elogio, el presidente de la Cofradía de San Millán, Miguel Angel Clemente, hizo entrega a Mercedes Sanz de la medalla de la cofradía como recuerdo de su intervención.