“Como las ayudas no lleguen, lo veo negrísimo”

Javier Carretero, presidente de la Patronal de Industrias de la Construcción (PIC)

7873
Publicidad

PILAR DE MIGUEL

Parecía que este sector comenzaba a remontar, que en los perfiles de nuestras ciudades y poblaciones, de nuevo, se veían grúas que indicaban que la construcción despertaba tras la crisis tan temida de 2008. Pero el Covid-19 ha vuelto a estropearlo,

“Bien, lo que se dice bien…”, no pinta para nadie pero, en este caso, de un modo especial,llueve sobre mojado y, tras un tiempo realizando obras ante el asombro de muchos, ha llegado una parada en seco de la que este sector aún no sabe si será posible recuperarse. De cómo ha sido la historia, de la situación actual de lo que puede deparar el futuro, nos habla Javier Carretero, presidente de la Patronal de Industrias de la Construcción.

— Desde su cargo de presidente ¿Cómo ve la decisión del Gobierno de parar el trabajo de las empresas de construcción desde el último Consejo de Ministros hasta, de momento, el próximo día 9 de abril?
— Había que parar, hablándolo con gente del sector en Castilla y León, teníamos claro que había que parar porque siempre hay que anteponer la salud. Lo que no ha estado bien han sido las formas.
No se puede hacer un “decretazo” un sábado por la mañana para firmarlo un domingo a las 12 de la noche y que el lunes no se pueda ir a trabajar. El domingo, a las doce menos diez de la noche, estaba compartiendo mensajes con el presidente de la patronal de Valladolid, de Castilla y León, porque no sabíamos qué había que hacer, si se podía ir a trabajar, si no se podía ir…
Teníamos claro que se iba a cerrar el martes o el miércoles, esa era nuestra idea. Que el decreto saliese el domingo o el lunes y que nos dieran un par de días para hacer lo que hay que hacer en una obra. El viernes las cosas se dejaron como se dejaron, había gente que dejó zanjas abiertas, tuberías a medias, cosas que se quedaron sin acabar. Ha sido una locura. Durante 24 horas no supimos si había una moratoria o no, estaba todo en el aire.
El tema de los autónomos, que sí pueden trabajar, no lo entendemos. Qué pasa, que los autónomos no contagian, no cogen enfermedades. Es algo que se le escapa a cualquiera con dos dedos de frente.

— En el sector de la construcción ha llovido sobre mojado. Desde hace poco tiempo se veían de nuevo grúas en el horizonte ¿qué sensación tienen los constructores de la provincia?
— Sí, estábamos empezando a volver, resurgiendo. Estamos casi con más miedo que en el año 2008. Ahora hay más comunicación entre nosotros que en aquella época y, veo que hay más preocupación porque, en la asociación, no paramos. He recibido unas 50 llamadas al día, el gerente otras tantas. La gente está preocupada, no sabe qué hacer, no sabe cómo vamos a volver. No sabemos si va a ser el día 12 o, el día 12 nos van a decir que volvamos el 30, y es un parón tan radical que, las medidas últimas aún no las he visto porque no las encuentro, no lo he conseguido, pero hoy se pagan los Seguros Sociales, el día 20 el IVA, y sin generar un duro. Hay que tener en cuenta que nosotros no somos ACS ni Ferrovial. Aquí hablamos de empresas de uno, dos, tres, o cinco trabajadores, de las que funcionan al día, de lo que van generando. Un mes sin generar… no nos queremos ni imaginar lo que puede suponer eso.

— ¿Los constructores están perdiendo obras?
— Personalmente tengo tres obras que, de momento, no puedo empezar y, las tenía para comenzar entre los meses de abril y mayo. He hablado con los tres clientes y hemos comentado que vamos a ver cómo pasa esto. Esto me está ocurriendo a mí, que solo soy uno más.
También se da el caso de obras que tienes empezadas como reformas en casas de una familia que se va a mover a otra casa durante el tiempo que dure la obra, y les has dejado parados. Están pagando un alquiler en otro lugar, porque pensaban volver en el mes de mayo o junio y, de momento, la obra está parada. Yo hablo siempre al nivel de las empresas de Segovia, microempresas

— Pequeñas y medianas empresas. La mayoría son así.
— Las que tenemos aquí en la Asociación, la más grande tiene diez trabajadores y ya es grande. Te hablo de dos o tres trabajadores.
Ayer, todo el mundo llamándonos para preguntar que si, como eran autónomos, podían ir a trabajar o no. Pero el Real Decreto no dice nada de los autónomos, solo habla de trabajadores por cuenta ajena, porque los autónomos sí que pueden trabajar. Es algo que se nos escapa, no sabemos por qué es eso. Qué hace un autónomo ¿va a trabajar solo? ¿el autónomo no contagia? ¿no se mueve?

— Lo que ha extrañado a la gente es que las obras siguieran funcionando.
— Pero estos últimos 15 días ha podido trabajar todo el mundo, autónomos y no autónomos, todo el mundo podía hacer su trabajo. Siempre hablábamos de que nos iban a parar, lo teníamos clarísimo, lo malo han sido las formas.
Que había que parar, hasta cierto punto, lo teníamos que entender pero no puedes parar, de un domingo a un lunes, sin decirnos qué medidas se van a tomar y sí, en cambio, “paro porque paro” ¡ya está! ¡unilateralmente!. No lo entendemos.

— Comentaba que ya está en contacto con los responsables del sector en Castilla y León…
— Sí, con responsables de la patronal de Castilla y León. Estábamos el domingo, a las doce menos diez de la noche, hablando por Whatsapp para saber si pagábamos o no y, viendo que no se había publicado nada… ¡a las doce menos cuarto o menos diez!. Ellos están igual, haciendo consultas, consultando las cosas de última hora, porque no están claras. Parece que se va aclarando pero, todo a matacaballo.
Una obra no es un ser vivo pero en una obra pueden pasar mil cosas. Una grúa no puede estar quince días abandonada, se puede reventar una tubería, se puede… ¡mil cosas!
Necesitábamos que se pudiera mandar a alguien a la obra a ver si había pasado algo, y eso hasta ahora no se ha podido hacer. Hay que hacer un salvoconducto, si envías a alguien a la obra, para que vea que todo está en condiciones. Hay cosas de lógica.

— ¿Habéis recibido alguna llamada, alguien se ha puesto en contacto con vosotros para explicar los procedimientos?
— Nada, nada. Lo que vemos publicado en el BOE. A golpe de boletín. En nuestro caso, la PIC, a través de la asociación de Castilla y León y a través de CNC (Confederación Nacional de la Construcción), que nos van mandando lo que a ellos les envían desde el Ministerio, porque tienen más fuerza y se están preocupando mucho por el tema. Ellos nos mandan boletines que transmitimos a nuestros socios cuando el contenido es interesante.
Concretamente, el sábado y el domingo hemos machacado a correos electrónicos a nuestros socios para que no fuesen el lunes, aunque no se publicase hasta las doce menos cuarto de la noche, porque si no, tendrían problemas.

— ¿Con cuántos socios cuenta la patronal de Industrias de la Construcción en Segovia? ¿Cuántos constructores hay en la provincia?
— Socios somos trescientos y pico, abarcaremos unos mil trabajadores, mil y poco, pero no sabemos cómo nos quedaremos ahora, a la vuelta.

— Aaún recordamos la burbuja inmobiliaria. ¿De aquella crisis cómo salió el sector y en qué situación estabais ahora?
— Ahora estábamos empezando a levantar el vuelo, como quien dice. No fue una crisis tan radical como esta que, en un mes, ha habido un parón y no sabemos cuándo vamos a empezar a funcionar.
¿Cómo salimos? Pues quedamos los que quedamos. Fue una limpieza importantísima. Nosotros, en Segovia, pasamos de tres mil trabajadores a cerca de ochocientos desde 2007 a 2011 o 2012, el bajón fue algo impresionante. Se veía venir, lo he dicho mil veces: fue subir al 200% de nuestras posibilidades y, más tarde, bajar al 10%. Pero nadie paraba, todos tirábamos para adelante y pasó lo que pasó.
Esta no sé si va a ser igual de dura pero, se va a cocinar en un mes o mes y medio, no va a ser cosa de años. Aquella, hasta que arrancó…Empezamos en el año 2009 a ir mal o muy mal, porque en 2007 y 2008, íbamos manteniendo, se iba viendo, así hasta el 2010. Ahora estamos en marzo o abril de 2020 y, en junio de este año, vamos a tener el batacazo, porque no sé las empresas que van a aguantar, o hay medidas por parte del Gobierno…
En 2008, lo que cayó fue el número de trabajadores. Te hablo de Segovia, donde se perdieron unos 2000 puestos de trabajo que después no han vuelto. La mayoría se fueron a otros sectores.
Sí soy autónomo y tengo dos empleados, por muy mal que me venga, voy a seguir siendo autónomo, voy a tener mi empresa y la empresa va a seguir. En vez de estar con dos trabajadores, estaré solo o, con uno. En Segovia, se pierden más trabajadores que empresas en este sector.
De momento han hablado de los préstamos que van a dar a las PYMES, a los autónomos… muchas de las llamadas que he tenido en estos días, de los socios, se deben a que estos van a los bancos y, en los bancos no saben nada.
La gente ve las noticias y piensa: “¡Anda, les van a dar préstamos por todos los lados! Y no nos van a dar nada. Nos van a dar las mismas ayudas que nos daban antes, las mismas. Me gustaría ver las ayudas reales que reciben nuestros socios.
Hoy, yo mismo, he oído que va a haber préstamos ICO para las empresas, preguntado en dos bancos y, estos tienen interés pero, no tienen ni idea de cómo va a funcionar ni de cómo va. Pero la gente necesita el dinero para final de mes, el día 20, cuando venga el IVA, porque este mes de abril, no van a facturar nada.
Vemos en la prensa que van a llegar ayudas pero, las ayudas siempre llegan a los mismos.

— ¿Y los despidos? ¿los ERTES?
— Nosotros no podemos acogernos a ERTES porque no se ha mandado parar a la construcción. Lo que el Gobierno ha mandado es realizar permisos retribuidos.
Pero, además, están echando todos para atrás porque hay “setenta párrafos de letra pequeña en los que están las condiciones necesarias para el ERTE, y esas, las cumplen tres. Nosotros, lo que podemos hacer es dar estos quince días cómo vacaciones. El ERTE no se acepta, o despides o no hay otra cosa.
Nuestra esperanza era que, en los quince días que nos daban, nos pudiésemos acoger a los ERTES y quitar un poco de carga y presión a la empresa pero, al no poderlo hacer, no sé, pero..va a ser una debacle. Espero equivocarme.

— ¿Y la financiación?
— Lo curioso es que, las empresas pequeñas no sabemos cómo va a funcionar la financiación pero, se ha publicado en los medios de comunicación que a El Corte Inglés, le han concedido un préstamo de 1.200 millones de euros, por esta alarma, con cargo a los fondos ICO. ¡nos gustaría que nos lo explicaran!
La directiva de PIC seguimos en contacto para tratar los asuntos que van surgiendo y, a través de correos electrónicos, mandamos a los socios los datos que vamos conociendo pero, la fuerza que hagamos en Segovia será muy poca. Esto tiene que ser a nivel de Castilla y León o nacional. Me consta que, a nivel de la Comunidad Autónoma, se están moviendo muchísimo, se están dejando la piel en ello y, a través de CNC también, porque ven que la situación es bastante preocupante.

— Llegados a este punto, la Patronal de Industrias de la Construcción ¿cómo ve el futuro? ¿qué puede ocurrir a partir de ahora?
— Lo veo muy negro. Sí las ayudas llegaran, se podría ver un poco de luz pero, si las ayudas llegan como yo me temo que van a llegar… que cuando lees la letra pequeña, si no coinciden un montón de cosas, no tienes ayudas, o cumples 27 características o no tienes ayudas.
Como las ayudas no lleguen a todos los pequeños: Autónomos, PYMES, micro PYMES… En Segovia no somos empresas de 3000 trabajadores, sino pequeñas. Como las ayudas no lleguen, lo veo negrísimo. Quizá, el año 2008 se nos quede pequeño. En el sector, todo el mundo piensa que las ayudas, si llegan, llegarán a los mismos. Lo vemos complicado.