Las tutorías vidriadas, que se encuentran en el centro de las zonas de los despachos de profesores, están proyectadas para dar una imagen de transparencia y cercanía. / KAMARERO
Publicidad

Las dependencias de la segunda fase de construcción del campus María Zambrano de la Universidad de Valladolid cobrarán vida a partir de enero, para ir siendo ocupadas por profesores y alumnos de forma gradual a lo largo del segundo semestre del presente curso e inauguradas oficialmente en torno a la Semana Santa de 2020.

El vicerrector del campus de la UVa en Segovia, Agustín García Matilla, y el jefe de servicio de la Unidad Administrativa Territorial del campus de Segovia, Francisco Leonardo de la Mata, están al frente de la compleja operación de mudanzas, compras de equipos, instalación de mobiliarios y obras de adaptación que ya está en marcha. No se atreven a dar fechas exactas a medio plazo, por ejemplo para la inauguración— “será entre finales de marzo y mediados de abril”, dicen—, pero tienen medidos con precisión los tiempos de los movimientos inmediatos.

En estos momentos está en marcha el traslado de los despachos y las aulas de las sedes periféricas hasta el nuevo edificio del ‘María Zambrano’.

A lo largo de esta semana se va a vaciar la sede de Santa Eulalia que ha sido Escuela de Informática, centro de exámenes y anexo de despachos de profesores. El uso de estos espacios venía costando unos 67.000 euros anuales a la UVa, incluyendo el pago del alquiler a la entidad propietaria, la Fundación Caja Segovia y los gastos de mantenimiento y consumo energético. El 20 de diciembre “será el último día que tengamos abierta Santa Eulalia”, dicen los representantes de la UVa cerrando una vinculación que comenzó en 2001 con el proceso de integración del Colegio Universitario Domingo de Soto.

También esta semana de diciembre se traslada el mobiliario de dos aulas del edificio Vicerrector Santiago Hidalgo, de la Plaza de Colmenares, hasta las dependencias nuevas. En enero y en febrero habrá movimientos similares de despachos de las dependencias de la fase uno a la dos.

Se trata de aprovechar la ausencia de alumnos y profesores durante las vacaciones de Navidad, así como el periodo de exámenes para hacer la mudanza sin interferir en la docencia, y tratar con la constructora Ocide las carencias que se vayan detectando. De hecho, todos los exámenes del primer cuatrimestre se van a hacer en el nuevo campus. Así, Agustín García Matilla y Francisco de la Mata remarcan que “desde enero va a haber presencia en la segunda fase” y “vamos a tener conserjes abriendo y cerrando mañana y tarde, a diario, allí”.

Cuando empiece el segundo cuatrimestre también quieren tener preparados los nuevos laboratorios de la Facultad de Educación (Música, Dibujo, Ciencias Experimentales, etc.) y después se irán utilizando el resto de aulas técnicas. Es decir, el primer paso consiste en concentrar en el edificio de la segunda fase todos los servicios de enseñanza formal reglada que había en las sedes de Santa Eulalia y Plaza de Colmenares.

A la vez que se da destino al mobiliario en buen estado que estaba en las sedes periféricas, va llegando y se va instalando el de nueva adquisición. Otro proceso que se lleva de forma paralela es la adaptación y equipamiento del salón de actos del campus de la UVa

SALÓN DE ACTOS

Los operarios están montando la estructura escenográfica así como los equipos de iluminación y aplicando las medidas correctoras de acústica, pensando en que será “un salón de actos multifuncional que servirá para congresos, convenciones, proyecciones o conciertos” comenta el vicerrector. Tener un salón de actos con 375 localidades y bien preparado en cuestión de iluminación y acústica es “una aportación para la Universidad pero también para la ciudad de Segovia”, destaca García Matilla, asegurando que ya han llegado solicitudes de uso de este espacio para congresos y otros eventos. 

Puerta de la fábrica de Ortiz de Paz

La puerta histórica de la Fábrica Real de Paños de Ortiz de Paz volverá a estar presente en el solar donde fue instalada allá por el siglo XVIII.
La Universidad de Valladolid tiene decidido recuperar la presencia de este vestigio del patrimonio industrial segoviano e integrarlo en el nuevo campus construido sobre el solar donde Laureano Ortiz de Paz, con la protección del rey Carlos III, fundó el complejo fabril pañero que la década de 1780 llegó a producir casi un quinto de la producción total de la ciudad. En 1878 el edificio fue destinado a usos militares.
Los responsables de la Universidad de Valladolid junto con la dirección facultativa de las obras de la segunda fase del campus María Zambrano estudian la ubicación de esta pieza de la historia de Segovia.
La primera opción que se manejó fue colocarla entre los edificios de las dos fases del campus, pero ha sido descartada porque quedaría oculta en una zona oscura. Ahora la propuesta que más peso cobra, fija su instalación en la calle Coronel Rexach, dando acceso por esta vía al patio superior del complejo universitario.

Una decisión sobre la Escuela de Magisterio

“La Universidad tiene que decidir qué uso va a dar al edificio Vicerrector Santiago Hidalgo”, manifiesta Agustín García Matilla señalando que ya tienen “algunas ideas” sin querer concretar más porque están en fase de estudio. En cualquier caso, de momento, entre estas ideas preferentes ha dejado de estar la de permutar con el Ayuntamiento de Segovia este edificio de la Plaza de Colmenares a cambio de los terrenos, pegados a Coronel Rexach, para efectuar la que se llamó tercera fase del campus. Esta operación parece haber quedado bloqueada entre condicionantes legales y es un proyecto que requiere tiempo. Por eso Matilla, insiste en que “la UVa tiene que decidir qué hacer con este edificio, al margen de que luego pueda haber permuta, pero es nuestro y hay usos posibles”. El vicerrector precisa que “Magisterio no se va abandonar” y va a seguir en funcionamiento con la Universidad de la Experiencia, el cine club, aulas de la Uned y otras actividades. 