Fiestas Fuegos Artificiales
El cielo de Segovia se iluminó con el espectáculo pirotécnico que puso fin a las fiestas. / KAMARERO

Habían pasado dos años desde que el último cohete subía al cielo desde los altos de La Piedad para anunciar con su potente estallido el fin del espectáculo de fuegos artificiales que en la noche de San Pedro pone fin a las fiestas de Segovia. 24 meses después, miles de personas volvieron a ocupar las calles y zonas más próximas –o aquellas que gozan de una mejor visibilidad- para disfrutar una vez más del color, el sonido y el olor a pólvora del espectáculo pirotécnico que pone el epílogo a la fiesta más especial de las últimas décadas.

El paseo del Salón, Las Lastras, la rotonda de Cándido, las inmediaciones del Hospital General como lugares más próximos al espectáculo o el barrio de Ciudad y Tierra de Segovia, o Zamarramala por sus vistas más privilegiadas, volvieron a llenarse de un público expectante y dispuesto a presenciar las evoluciones de los artefactos pirotécnicos en el cielo, con formas y colores en perfecta conjunción.

Durante quince minutos, las miradas de los segovianos y segovianas convergieron en el cielo acompañando con un sempiterno ‘oooh’ de admiración cada una de las composiciones que dejaban los cohetes al estallar en el cielo. Para que todo se desarrollara con normalidad, efectivos del cuerpo de Bomberos y Policía Local seguían atentamente el programa pendientes de cualquier eventualidad que, afortunadamente, no tuvo lugar.

Fiestas Fuegos Artificiales
Los segovianos disfrutaron de los fuegos artificiales desde los rincones más emblemáticos de la ciudad. / KAMARERO

Tras los fuegos artificiales, la última verbena de las fiestas en la Plaza Mayor con la orquesta Ocho y Medio Band robó algunas horas al sueño de los segovianos que tenían que trabajar, pero que apuraron la fiesta hasta el extremo.

Satisfacción es la palabra que resume el balance que desde el equipo de Gobierno se hace del resultado de las fiestas, que durante 10 días han recuperado el espíritu perdido por la crisis sanitaria del covid. La alcaldesa Clara Martín subrayó la alta participación y la eficacia y coordinación de los servicios municipales a la hora de atender los dispositivos de limpieza y seguridad, lo que ha permitido que los segovianos hayan disfrutado de las fiestas del reencuentro tras la pandemia.

Grandes aforos

Aunque sin cifras concretas, las estimaciones municipales hablan de más de 50.000 personas las que se han congregado en las actividades más multitudinarias de las fiestas, entre las que destaca el espectáculo de la Orquesta Panorama en la plaza Tirso de Molina en el barrio de Nueva Segovia, que congregó a más de 9.000 personas, o la actuación del grupo ‘Tributo a Mecano’ junto a la Orquesta Pikante en la Plaza Mayor.

El concejal de Cultura, Alberto Espinar, subrayó también los conciertos de los grupos locales como El Canto del Bobo o Tukumpa, así como el éxito del certamen de Música Joven ‘Juancho Galera’, así como la recuperación de las actividades tradicionales como el desfile de gigantes y cabezudos, la ‘tajada’ de San Andrés o los propios fuegos artificiales.

Por su parte, el concejal de Medio Ambiente, Ángel Galindo, puso de manifiesto el valor del trabajo de los servicios de limpieza con recogidas “rápidas y ágiles” de los residuos tras los eventos multitudinarios, así como la coordinación con Policía Local en el control de acceso de recipientes de vidrio a conciertos y verbenas.

Raquel de Frutos, concejala de Seguridad, subrayó por su parte el “excelente” comportamiento de la ciudadanía, sin olvidar las “actitudes incívicas” de algunas personas que vulneraron la ordenanza municipal de Convivencia Ciudadana especialmente por orinar en la calle.