Lejana aún la época de los superhéroes norteamericanos, en España los niños disfrutaban con las historias de ‘El Jabato’, un héroe cuyo autor Víctor Mora situó en la Hispania romana para contar sus aventuras en defensa de la justicia. Con el mismo arrojo y valentía con el que el personaje de ficción luchaba contra el yugo del imperio romano en las viñetas de sus comics, la productora Había una Vez Films ha abordado un interesante proyecto cinematográfico que verá la luz a finales de mes con el título de ‘Jabato’, aunque su historia se aleja de la epopeya para hundir sus raíces en un drama vinculado a la realidad social.

Escrita y dirigida por Miguel Sánchez García, la película narra la historia de Martín y Germán, dos hermanos que se encuentran en una situación económica desesperada y no consiguen cobrar una obra que hicieron en casa de un adinerado padre de familia al que deciden visitar. Esta vez, no se irán con las manos vacías: se llevarán el cuerpo del hijo al que creen haber matado.  El pueblo entero se une para encontrar al niño desaparecido y los hermanos inician una senda que no tendrá vuelta atrás.

La película, rodada en formato de mediometraje, cuenta con un significativo arraigo en la provincia, ya que buena parte del equipo técnico y algunos actores proceden o residen en Segovia. Así, el director de producción es el granjeño Raúl Pajas, y en el Real Sitio reside también la directora de fotografía Celia de Coca y el actor infantil Javier Montero, mientras que el coprotagonista de la película es el actor Pablo Tercero, que reside en Ortigosa del Monte y que colabora en la compañía teatral Saltatium.

El rodaje ha tenido lugar en los meses de octubre y noviembre de 2020, en plena pandemia, lo que ha añadido más dificultades a las ya inherentes a cualquier producción cinematográfica.

Al tratarse de una película “indie” en términos presupuestarios, el equipo de producción ha sido reducido, pero para poder garantizar la seguridad con los recursos de los que disponíamos, no podíamos ampliar el equipo a más de 10 personas, así que nos hemos desdoblado para poder llevar el rodaje a buen puerto”, explica Celia de Coca.

Las medidas de seguridad han supuesto un gasto considerable de recursos (geles, mascarillas y PCRs) y tiempo, teniendo que alargar las jornadas de rodaje para el equipo técnico, que ha realizado controles diarios de temperatura, limpieza mucho más exhaustiva y diaria de los equipos de grabación (imagen y sonido) e iluminación, con los que “hemos logrado que no hubiera positivos”, señala la directora de fotografía.

Estas medidas suponen una barrera de comunicación, ya que, con las mascarillas, los gestos son menos inteligibles y en un rodaje la comunicación no verbal es un factor muy importante”, señala De Coca.

Para la fase de postproducción y distribución, la productora ha lanzado una campaña de ‘crowfunding’ a través de la plataforma Verkami, que permite colaborar hasta el próximo 30 de enero en  la financiación necesaria para completar este proyecto. “Nos queda un trecho que recorrer para llegar a nuestro objetivo, aunque estamos muy contentos con la aceptación que está teniendo nuestro proyecto. Podemos afirmar que, en cierto modo y, gracias a que los segovianos están aportando su granito de arena, el proyecto fortalece así los lazos con Segovia y lo hace más suyo”.