12 1kama WEB
Miguel Santiberi estudia la posibilidad de convertir su local en la sede del colectivo ‘Bicicla’. / KAMARERO

En el primer año de pandemia, el negocio alcanzó su “punto álgido”: llegaron a repartir 500 paquetes diarios. Esto suponía que hubiera unas cinco furgonetas menos en circulación, lo que se traduce en menos tráfico, ruido y contaminación. Pero Segovia ya no volverá a disfrutar de los beneficios que genera una empresa de mensajería sostenible que utiliza la bicicleta como medio de transporte. El promotor del único negocio con estas características que había en la ciudad, Miguel Santiberi, decidió echar el cierre el pasado mes de junio, harto de la “precariedad” e “irregularidad” del sector.

La mayor carga de trabajo la tuvieron durante la pandemia, cuando la empresa llegó a tener ocho repartidores. En cambio, en sus últimas semanas de vida, tenía solo tres empleados, ya que apenas había 30 repartos diarios. “Éramos incapaces de adaptarnos a que unas semanas hubiera muy poco trabajo, y otras no diéramos abasto”, explica Santiberi. En varias ocasiones, llegó a trabajar 14 horas, lo que se convertía en la tónica general en la campaña de Navidad o el Black Friday. “Cada vez se pagaba peor y se echaban muchísimas horas”, subraya.

La empresa habría cumplido ocho años en septiembre y, a pesar de que tomar la decisión fue “difícil”, sobre todo, a nivel emocional, ahora Santiberi se siente “liberado”. “Da pena por la labor que hemos realizado estos años”, lamenta este gallego afincado en Segovia, que se ocupaba del reparto en bicicleta de pequeña paquetería por el centro de la ciudad.

Aumenta la competencia

En los últimos años, han surgido en Segovia diversas empresas de mensajería -ninguna sostenible-, lo que ha aumentado la competencia. “Llegamos a trabajar con cuatro empresas que tenían mucha carga, pero al ir abriendo otras mensajerías, les fue bajando el trabajo”, relata Santiberi. Lo cierto es que no ha sido la falta de trabajo lo que ha motivado el fin de su negocio, ‘Envía en bici’, sino la “precariedad” del mismo. “No tiene sentido echar horas y horas para no ser ni mileurista”, añade.

Para este emprendedor, no era el deseo de apostar por prácticas sostenibles lo que impulsaba a sus clientes, sino sus reducidas tarifas. En su mayoría, trabajaban para empresas por un precio “muy variable”, aunque también realizaban repartos a domicilio y hacían los recados de “gente mayor que encargaba la compra”, por un coste de 5 euros que se modificaba en función del tiempo empleado.

‘Envía en bici’ hacía envíos de pequeña paquetería, pero también de paquetes de mayor volumen, ya que las bicicletas que utilizaban tenían asistencia eléctrica y podían acoplarles un carro de carga, capaz de llevar bultos de hasta 200 kilos.

Un emprendedor a pedales

Santiberi es topógrafo. Estaba cansado de buscar trabajo y no encontrarlo. Llevaba tiempo en paro, con empleos temporales en verano. Era consciente de sus limitaciones económicas, así que meditó su decisión. Quería dedicarse a algo que le llenara de verdad y rápido pensó en una de sus mayores aficiones: montar en bicicleta. En las ciudades en las que residía, se desplazaba dando pedales. Y cuando llegaba el verano, practicaba por toda Europa el cicloturismo. Conocía empresas de mensajería en bicicleta, por lo que decidió montar su propio negocio. Para ello contó con dos ayudas, una económica de la Diputación (700 euros) y otra del Ayuntamiento de Segovia, que le cedió un despacho en el ‘vivero de empresas’.

El gallego creía que Segovia era un lugar ideal para este servicio; la movilidad es más sencilla en bicicleta que en un vehículo. Además, “hay mucha población envejecida”, de ahí que pensara que sería una buena opción ayudarles con los recados. Sin embargo, esto no funcionó y no consiguió clientes en el comercio local, lo que era su principal objetivo.

Aún no sabe a qué se dedicará a partir de ahora. Tiene claro que la mejor decisión ha sido bajar la persiana de su local en la calle Caño Grande, aunque tiene pensado volver a subirla para convertirlo en la sede del colectivo ‘Bicicla’ y seguir potenciando así el uso de la bicicleta.