Tasio Poza, en La Taberna del Irlandés. / E. A.
Publicidad

El barrio de San Lorenzo pierde, al menos de momento, uno de sus bares más emblemáticos de las últimas tres décadas, La Taberna del Irlandés, que regentaba hasta el viernes Anastasio (Tasio) Poza Blanco, en un amplio local de la carretera de Trescasas, en la zona de Vía Roma.

La noticia ha caído como un jarro de agua fría entre muchos de sus parroquianos, aunque algunos conocían desde hace varias semanas que Tasio y su familia habían decidido el cierre por motivos personales. Este hostelero es muy querido en San Lorenzo por ser “buena gente “ y porque ha colaborado desde siempre con los colectivos del barrio. En las últimas fiestas patronales, por ejemplo, llegó a editar pegatinas para 40 peñas, una costumbre que él mismo inició hace años con la suya, ‘La Ruina’.

El talante de Tasio hace que, a pesar de las lógicas emociones, afronte con optimismo este importante cambio en su vida, que seguro será para mejor, ya que la hostelería exige muchos sacrificios.

En cualquier caso, asegura que el cierre puede ser momentáneo, ya que confía en que el local pueda alquilarse lo antes posible y le gustaría que “se lo quede gente que lo cuide y sepa continuar el negocio” y una relación con el barrio de San Lorenzo que inició su padre en julio de 1988 y él directamente desde el 1 de enero de 1992.

La Taberna del Irlandés ha pasado por muchas etapas desde entonces y se ha convertido en la ‘casa’ de varias generaciones de la zona, desde los que ya tienen cincuenta y pico a los jóvenes que hasta hace unos días frecuentaban un establecimiento muy bien equipado para uso hostelero y amplio (con 160 metros cuadrados útiles, 110 de espacio público). Como dice Tasio, si todo sale bien seguirá siendo el lugar “donde pasar muy a gusto un buen rato”.