Los abogados segovianos no tramitaron ningún caso de agresión sexual en el 2018. / Kamarero
Publicidad

El turno de oficio especializado en violencia de género, compuesto por 1.018 abogados en Castilla y León, no registró ningún caso de agresión sexual en todo el 2018 y los primeros tres meses de este 2019. La provincia segoviana es la única de Castilla y León en la que no se han recogido ningún caso en los 15 meses estudiados.

Los datos autonómicos se encuentran en 106 mujeres atendidas por agresión sexual en el 2018, con casi la mitad (un 44 %) las víctimas, menores. El primer trimestre de este año supera a la media de 2018, que se sitúa en 26 solicitudes de asistencia gratuita, frente a las 31 tramitadas en los tres primeros meses del año.

Valladolid se sitúa como el territorio de la Comunidad con mayor porcentaje de agresiones sexuales, con un 28 % del total (38 víctimas). Le siguen León (25), Palencia (24) y Salamanca (19), con un 18%, un 18% y un 14%, respectivamente. En Zamora, con un 8% (11); Burgos, con un 8% (11); Ávila, con un 8% (7); y Soria, con un 2% (2), el porcentaje es relativamente menor.

Desde que se firmara el convenio entre el Consejo de la Abogacía de Castilla y León (CRACYL) y la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades en enero de 2018, si sumamos los casos del año pasado y del primer trimestre de 2019, un total de 137 mujeres de Castilla y León han recurrido al turno de oficio por sufrir agresiones sexuales, que van desde el acoso, el abuso o la agresión hasta la pornografía infantil o amenazas, entre otros tipos.

El perfil de estas víctimas es el de mujeres jóvenes (más del 75% es menor de 35 años) desempleadas, que viven en zonas urbanas y son de nacionalidad española. El porcentaje de ataques disminuye conforme aumenta la edad de las mujeres, de hecho, el grupo donde la incidencia es mayor es en el de las menores de 18 años (un 44%), le siguen las mujeres entre 19 y 25 años (34%) y las de entre 36 y 45 años (13%), mientras que entre los 46 y 55 desciende hasta el 7% y en las mayores de 55 años la incidencia es del 2%.

Los datos recogidos por el CRACYL también analizan la nacionalidad de las víctimas: el 79% de las mujeres que sufrieron agresiones sexuales en las nueve provincias de Castilla y León eran españolas y el 21% de otros países; tan sólo un 8% pertenecían a alguna minoría étnica. En cuanto a la situación laboral, 8 de cada 10 víctimas estaban desempleadas, y la mayor parte de las agresiones (el 66%) se han producido en zonas urbanas.