bar Villar de Sobrepena
Entrada al bar de El Villar de Sobrepeña, que comparte local con la asociación de vecinos en el edificio de las antiguas escuelas del pueblo.

La semana pasada se registró un incendio en una vivienda ocupada por un matrimonio en Cabezuela. El humo fue detectado por algunos vecinos, entre ellos los que se encontraban en un bar próximo. Rápidamente avisaron a los servicios de emergencias. Pero mientras llegaban, los jóvenes del bar entraron en la vivienda con mangueras y extintores para apagar las llamas que se habían iniciado en la buhardilla. Cuando llegaron los bomberos profesionales les felicitaron porque habían evitado que el fuego se propagase por las maderas de la cubierta de la casa. El fuego quedó extinguido después. Si ese incendio se hubiera producido en una casa aislada, sin vecinos, los efectos habrían sido peores. El dueño del inmueble se dirigió a quienes intervinieron para invitarlos en el bar.

El papel que desempeñan los bares ha sido alabado recientemente por la patronal de la hostelería. Un estudio recuerda que el 18% de los municipios españoles no cuenta con bar. Casi todos son de pequeño tamaño, pero ninguno mayor de 500 habitantes carece de este servicio.

En Segovia son 57 los núcleos sin bar. Todos ellos suman casi 3.000 habitantes. Castilla y León concentra casi la mitad de la población que vive en municipios sin bares (70.441 habitantes), donde el 3% de la población de la comunidad vive sin ningún local de hostelería de proximidad en su municipio.

SERVICIO ESENCIAL
Los alcaldes, como máximos responsables de la atención de sus vecinos, se esfuerzan para que sus pueblos dispongan de bar o un servicio equivalente.

Jesús Barbolla, alcalde de Aldalcorvo y ex cocinero, es consciente de la labor que desempeña una actividad como un bar. Por ello en su pueblo, gracias a la activa asociación cultural El Picozo, disponen de un local en el que pueden reunirse. Son los socios quienes se encargan de abrir y cerrar para que los vecinos disfruten de un lugar común.

Lo mismo ocurre en El Villar de Sobrepeña, núcleo perteneciente a Sepúlveda. Allí, la asociación El Progreso dispone de un local municipal (antiguas escuelas), donde se ofrece el servicio de bar que sólo cierra los lunes.

En El Guijar de Valdevacas el Ayuntamiento habilitó un local municipal para facilitar la actividad de un pequeño negocio hostelero. “Hace una gran labor social”, dice su alcalde, Félix Arribas.

“El bar sirve de centro social”, explica Juan Llorente, alcalde pedáneo de Rebollar, donde acabado el verano quedan tan sólo 35 residentes. “Es todo un lujo tener un sitio abierto donde nos podamos reunir”, afirma.

san ildefonso terraza bar castilla
Plaza de los Dolores de La Granja de San Ildefonso, donde se encuentran varias terrazas de bar de la localidad.

Para los representantes de la patronal Hotuse, sigue siendo necesario “reactivar el sector”. “Por ello estamos trabajando en diferentes proyectos para dinamizarlo. Uno de ellos es el Plan Emprende en Hostelería y Turismo de Segovia 3.0 Sin bares no hay pueblos’, que llevamos a cabo junto con la Diputación para reactivar las zonas rurales”, recuerda el presidente de Hotuse, Jesús Castellanos. Se da un servicio profesional y personalizado a todos los empresarios del sector a través de varias iniciativas. “También colaboramos con todos los ayuntamientos de la provincia en temas de asesoramiento y gestión del sector turístico”, añade.

MÁS QUE UN NEGOCIO
Y es que un bar es algo más que un negocio en muchos lugares. La Asociación Estatal de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales presentaron hace unos días un estudio sobre la dimensión social de la hostelería. En él se analiza el impacto de los establecimientos de proximidad en la vida personal y comunitaria. En el acto de presentación, José Luis Yzuel, presidente de Hostelería de España dijo ser consciente del fuerte peso económico de la hostelería, que aporta el 6,4% del PIB y da empleo a 1,8 millones de trabajadores. Pero sobre todo puso en valor la importante función social de los bares. “Es nuestra forma de socializar y de nuestra cultura, y, en este sentido, los bares y restaurantes son espacios de convivencia y de disfrute y aportan a la integración y cohesión social”.

Gustavo García, coordinador y redactor del informe explicó cómo los establecimientos hosteleros de proximidad, en barrios y pueblos, son espacios de referencia para el encuentro vecinal, laboral o relacional. El 85% de las personas usuarias de la hostelería tienen uno o más establecimientos habituales, que son algo más que “servicios” y que forman parte de su vida cotidiana.

Esto cambia según el tamaño de la población. La mayor fidelidad se produce en poblaciones medias (entre 20.000 y 50.000 habitantes). Los bares más tradicionales (bar de tapas, bar-terraza, cafeterías y bares restaurantes) son los establecimientos de hostelería que más favorecen la relación de proximidad por vecindad o trabajo.

Los expertos (de hostelería y de lo social) destacan la importante función relacional que tienen los bares. El 45,5% de los hosteleros y 53,85% de los expertos de lo social, coinciden en que mayoritariamente las personas acuden acompañadas a los locales de hostelería, lo que pone de manifiesto el carácter relacional del uso de estos establecimientos.

Cabezuela Bar Sol
Bar Sol de Cabezuela

El informe revela también que tener uno o varios establecimientos de referencia se asocia a una mayor satisfacción vital: (entre 3,87 y 3,89 en una escala de 5) y a una mayor confianza vecinal (3,59 sobre 5 frente a 3,32 de las personas que no los tienen). Bares, restaurantes y cafetería constituyen así, en el ámbito de la proximidad, espacios de construcción de ciudadanía, que contribuyen a la inclusión social, reforzando sentimientos de pertenencia y evitando el aislamiento de personas que viven solas o mayores. Unas funciones muy arraigadas socialmente, que los define como elementos característicos de nuestra cultura y una de nuestras señas de identidad.

El estudio concluye con la afirmación de que la carencia de bares en una localidad limita las oportunidades de desarrollo personal y cohesión social. Los bares son los últimos reductos contra la despoblación, por ser un servicio nucleador de la vida colectiva. Y señala la importancia de iniciativas que permiten mantener abiertos estos establecimientos en municipios con escaso número de habitantes, como son los centros multiservicios, especialmente presentes en provincias pequeñas como Teruel o Soria.

Aparte de este estudio cualitativo y cuantitativo, el primero de estas características que se realiza, son muchos los que han alabado el papel de la hostelería a distintos niveles. En el mundo musical Gabinete Galigari cantaba “Bares, qué lugares tan gratos para conversar”; y Joaquín Sabina, en una de sus canciones populares, da uno de sus grandes consejos: “Que no te cierren el bar de la esquina”.

infografia estudio bares page 0001

Ver más artículos

Redactor jefe de EL ADELANTADO DE SEGOVIA