Intervención del escritor Alberto Martín en la sección ‘La mirada necesaria’. / Kamarero
Publicidad

“MUCES cumple un año más sus objetivos volviendo a realzar la pasión por el buen cine con la pretensión del disfrute y de la educación de la mirada, la reflexión y la recuperación de nuestros sueños perdidos, los nuestros y aquellos de otros”, cuenta su director, Eliseo de Pablos, que este año ha visto cómo las cifras de asistencia vuelven a acercarse a 25.000 espectadores.

Espectadores que han llenado las salas y han agotado las entradas en algunas de las películas, especialmente de la Sección Oficial, dispuestos a disfrutar del mejor cine europeo. Porque si algo caracteriza a la Muestra de Cine Europeo de Segovia, “con un presupuesto ínfimo al lado de otros festivales de la misma magnitud que pueden permitirse traer a una gran cantidad de figuras del cine, es la calidad de su programación y una Sección Oficial no condicionada a premios como en otros festivales que conceden galardones”, expresa De Pablos. Sorprendido gratamente por la asistencia de público a secciones como ‘Ciclo Antonio Machado’ o ‘De las dos orillas’.

Cerca de 5.800 espectadores han llenado los Multicines Artesiete y Luz de Castilla, 830 las proyecciones levadas a cabo en La Cárcel_Segovia Centro de Creación y 1.200 niños y jóvenes el IES Andrés Laguna, donde se pudieron ver películas noruegas de interés como una sesión de 10 cortos de varios directores estrenados entre los años 2016 y 2017, El bosque de Haquivaqui de Rasmus A. Sivertsen; El poder explosivo del doctor Proctor de Arild Fröhlich, basado en el popular libro homónimo del escritor Jo Nesbø; Kurt no es malo (2008) de Rasmus A. Sivertsen; La joven de las naranjas (2009) de Eva F. Dahr, una cinta llena de delicadeza sobre el amor, la felicidad y la vida; y Rafiki (Amigas para siempre), de Christian Lo. Un film de 2009 premiado en distintos festivales sobre tres amigas, una de las cuales debe volver a un campo de refugiados tras haber sido rechazada su solicitud de asilo.

Otros espacios como Caja Segovia, con casi 900 asistentes a las películas proyectadas y presentadas por sus respectivos directores, dan buena cuenta del interés del público. En otras sedes como el Edificio Santiago Hidalgo, Museo Esteban Vicente, Palacio de Quintanar, Biblioteca Pública o Colegio de Arquitectos, que participaron en la Muestra como lugares privilegiados donde disfrutar del buen cine europeo, las cifras de asistencia rondaron los 250 espectadores en cada una.

Muestras hasta el día 9

Las exposiciones, que aún traerán público hasta el 9 de diciembre, han reunido en este tiempo a 8.200 asistentes.