40 1 ultima web
Anastasia García Pajares cumplió 100 años el pasado 25 de diciembre.

Llegar a los 100 años de edad es todo un hito. Pocas son las personas que pueden celebrar un siglo de vida acompañadas de hijos, nietos e incluso biznietos; y el cumpleaños constituye una verdadera fiesta de la vida, llena de felicitaciones y buenos deseos. Si a las felicitaciones por tan señalado día se suma nada más y nada menos que la del Papa Francisco, la celebración cobra un significado especial tanto para la persona homenajeada como para su familia.

Este es el caso de Anastasia García Pajares, nacida en la localidad segoviana de Cozuelos de Fuentidueña un 25 de diciembre de 1921, que recibió la grata sorpresa en la fiesta de celebración de su cumpleaños de recibir la felicitación papal, enviada desde El Vaticano, en la que Francisco le saluda expresamente “uniéndose a la acción de gracias al Señor por los dones recibidos de la divina bondad a lo largo de su existencia”, según reza el texto de la carta remitida y que le fue entregada en su fiesta de cumpleaños.

En las quince líneas de la misiva, el pontífice le alienta “a dar testimonio de la fe y del amor que ha experimentado en su vida a cuantos la rodean”, y le imparte la bendición apostólica por la intercesión “de la bienaventurada Virgen María, causa de nuestra alegría, en prenda de abundantes gracias divinas que le ayuden en sus propósitos de vida cristiana”; rogándole que “rece por él y por el fruto de su ministerio”.

La felicitación papal llegó por mediación de su sobrino, el vicario general de la diócesis Ángel Galindo, y fue el colofón de una entrañable celebración familiar donde festejó su cumpleaños en compañía de sus hijos y de sus más de 30 nietos y biznietos.

¿Y cómo es que el papa me conoce a mi?” se preguntaba Anastasia tras leer con emoción las palabras del Sumo Pontífice, y agradecer el detalle que, sin duda, puso el colofón a una jornada inolvidable tanto para ella como para sus familiares. Y es que 100 años no se cumplen todos los días…