La cabeza de la manifestación en la calle de San Juan. / Amador Marugán

Centenares de personas, algo más de 800 según los colectivos convocantes, han salido hoy a la calle en la capital segoviana en defensa de la pública. La manifestación partió al mediodía del Azoguejo para recorrer el centro histórico por la calle de San Juan y barrio de los Caballeros y finalizar en la Plaza Mayor.

La convocatoria partía de distintos colectivos agrupados bajo el nombre Asamblea 6M —Mesa en defensa de la Sanidad Pública de Segovia, plataformas surgidas en localidades de las zonas de Nava de la Asunción, Carbonero el Mayor o Cantalejo, entre otras, en defensa de la atención primaria rural, y otras personas y colectivos—. Asimismo Amnistía internacional se ha sumado a la iniciativa con el lema ‘Asegurar el Derecho a la Salud y a la Atención Primaria'.

La médico e integrante de la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Segovia Lucía Corral afirmó que “hay muchos intereses y la salud puede generar mucho dinero a las grandes empresas, de ahí nuestra preocupación porque poco a poco, sin que nos demos cuenta, la salud se privatice y haya una buena oferta sanitaria para quien pueda pagarla y beneficencia para quien no”.

Corral explicó que entre los colectivos que apoyan esta reivindicación hay muchas personas del medio rural porque la despoblación y el mayor envejecimiento de sus habitantes está llevando a que sean quienes más sufren recortes sanitarios “porque siempre se tiende a recortar donde menos población hay”.

Las movilizaciones por la sanidad pública se están realizando en todas las provincias de Castilla y León pero esta médico comentó que en el caso de Segovia “es sangrante que sea la única de toda Castilla y León que no tiene una segunda infraestructura sanitaria”, al tiempo que sostuvo que la ampliación del Hospital General “no es suficiente” y demanda un segundo hospital para enfermos crónicos, aunque no tenga todas las altas prestaciones del primero.

Señaló también la tardanza en la construcción del centro de salud de Nueva Segovia, cuyas obras siguen paradas todavía, algo de lo que también se hizo eco la alcaldesa de la ciudad, Clara Martín, quien dijo que participaba la manifestación porque considera que la situación sanitaria en Castilla y León “es absolutamente precaria”.

Martín criticó la “promesa electoral” del candidato a alcalde por el PP, José Mazarías, en el sentido de construir una residencia de mayores o un centro de medias instancias en el solar del Hospital Policlínico, especialmente cuando proviene del todavía delegado de la Junta y se trata de competencias autonómicas, añadió.

Una de las pancartas que pudo verse en la manifestación reclamaba la reapertura del Hospital San Agustín (antiguo Policlínico), ubicado en el recinto amurallado de la capital segoviana.

Precisamente, cuando los manifestantes llegaron a la altura de este edificio, cerrado desde hace años, pararon la marcha, se colocaron en un círculo, con todas las pancartas para escenificar una performance con su propia canción: “Pasemisí, pasemisá, por la puerta del hospital, los adelante corren mucho y los de atrás no llegarán”.

Por su parte, según informa Ical, la médico ya jubilada y portavoz de esta movilización sanitaria, Nines Requejo, explicó que hace falta más financiación, llegar al 25 por ciento del gasto público, son contar farmacia, en Atención Primaria, que ahora está en Castilla y León en el 16 por ciento. «Hace falta contratar mas profesionales sanitarios porque las plantillas son insuficientes. Y quién nos dice que las plantillas son insuficientes, las listas de espera que lo que miden es la accesibilidad. No están siendo accesibles”, argumentó.

Si una persona tiene por delante una lista de espera de nueve meses para una consulta de rehabilitación o de seis meses para Traumatología, «tiene claro el paso siguiente, se va a la privada”. Requejo resaltó que “lo conciertos privados están aumentando y eso rompe la equidad. La Junta debería intentar paliar este problema”.

Además, expuso que se están poniendo parches para solucionar autoconcertaciones o peonadas, que antes se llamaban así. “Es verdad que utilizan recursos propio”, recordó, para intentar mejorar las listas de espera pero como también hay listas de espera en consultas externas y pruebas diagnósticas, como Radiología, cuando “uno sale de la lista se van a meter por el otro lado otro cuantos en lista de espera”.

Durante el recorrido, los manifestantes corearon consignas como ‘Nuestra sanidad, en estado terminal', ‘Estamos críticos y no nos escucháis', ‘Con esta sanidad nos van a enterrar', ‘Sanidad privada, ruina asegurada', ‘En el pueblo de arriba y en el pueblo de abajo, la sanidad se va al carajo', ‘Para una operación esperas un montón' o ‘Mañueco, escucha, la sanidad está en lucha'.