Subdelegacion Concentracion Trabajadores Correos KAM0128
Los representantes sindicales se concentraron ayer ante la Subdelegación del Gobierno en Segovia. / KAMARERO

Los delegados sindicales de CCOO y UGT se manifestaron ayer ante a la Subdelegación de Gobierno de Segovia para protestar con lo que consideran el “desguace” del servicio de Correos y su una futura privatización. A la vez pidieron al Gobierno una definición clara de su modelo postal público y que lo considere un sector estratégico para el desarrollo económico del país.

El representante en Segovia de CCOO, José Ignacio García, aseguró que la política que se está llevando a cabo supone que en Segovia haya seis carteros menos, y una docena menos en la provincia. “Esto repercute en la calidad del servicio que se está dando a la ciudadanía, y que no se pueda llegar a todos los sitios, como se venía haciendo antes”.

El servicio postal de cinco días a la semana se está viendo comprometido, añadió a la vez que recordó que el servicio postal debe servir para “vertebrar el territorio, sobre todo en este tiempo en que se habla de la España Vaciada, donde el servicio postal resulta vital”.

De acuerdo con los sindicatos, la plantilla de Correos está formada por unos 160 trabajadores, si bien no se están cubriendo las bajas por vacaciones ni de enfermedad. También señalan que se está acabando con la empresa pública como con otras estatales en favor de otras filiales. “No es una lucha de Correos, solo, sino de la ciudadanía porque en definitiva debe financiarse para asegurar su servicio público”, aseguró García.

Para los sindicatos se está produciendo un recorte en los aportes a esta empresa pública, como se demuestra con el “tijeretazo de la financiación pública”, que contempla 110 millones de euros en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2021, “lo que deja al correo púbico en una posición de extrema debilidad”.

Ambos sindicatos muestran su rechazo a las políticas de la dirección de Correos, entidad presidida por Juan Manuel Serrano, que están llevando a “un claro debilitamiento de la empresa pública y preparando el terreno para una futura privatización, debido a una nefasta gestión que prevé unas pérdidas económicas de hasta 634 millones de euros en 2023”.

“Nos sobran los motivos para llevar a cabo estas movilizaciones ante el claro cambio de rumbo que su presidente, Juan Manuel Serrano, ha impreso ala compañía pública, pasándola de un modelo postal, con una clara misión de servicio público a la sociedad, a un modelo logístico, de negocio puro, al servicio del mercado, algo que ya es evidente y palpable día a día”, alertan desde CCOO y UGT en un comunicado.

Los sindicatos se oponen al trasvase de actividad a la filial Correos Express, a la externalización de servicios y a la desamortización inmobiliaria a través de la cesión, regalo o venta del patrimonio histórico. Por ello critican la “actitud pasiva del Gobierno ante el desguace del operador público” y exigen que se “resitúe a Correos como eje fundamental en el proyecto de recuperación, transformación y modernización del país”.