Vacunas de AstraZeneca
Vacunas de AstraZeneca en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), en Oviedo. EFE/J.L. Cereijido/Archivo

El Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, celebrado ayer por la tarde-noche de forma telemática, aprobó, con el apoyo mayoritario de las autonomías, la propuesta de la Ponencia de Vacunas de limitar el uso de la vacuna de AstraZeneca-Universidad de Oxford para las personas mayores de 60 años.

Asimismo y atendiendo al principio de precaución, se ha decidido la suspensión de la administración de dosis vacunales frente a la Covid-19 de la compañía anglo sueca en usuarios menores de esa edad. Tras esta decisión, la Junta reanudará en las próximas horas, a medida que sea factible, la vacunación frente a la Covid-19 con AstraZeneca, atendiendo a las nuevas pautas y circunstancias acordadas para el Sistema Nacional de Salud.

Esta vacunación se retoma en la Comunidad tras el informe de seguridad emitido por el Comité de Evaluación de Riesgos de Farmacovigilancia de la Agencia Europea del Medicamento, en el que se indica que el beneficio de esta vacuna está muy por encima de posibles riesgos, por lo que se sigue aconsejando su utilización frente al nuevo coronavirus SARS-CoV-2; también se ha decidido la inclusión en su ficha técnica, como efectos adversos secundarios muy raros, los trastornos inusuales de coagulación que se han notificado.

Horas antes, Castilla y León había decidido suspender la vacunación de forma súbita en la mañana de ayer, lo que provocó gran controversia por la unilateralidad de la decisión.

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, defendió su decisión de suspender de forma cautelar la vacunación en la mañana de ayer con las dosis de AstraZeneca “por precaución”. Casado explicó que “la duda de que haya que tener más cuidado en determinados sectores de población” ha llevado a la Junta a tomar esta decisión esta misma mañana “por precaución” aunque dejó claro que no se está cuestionando esta vacuna, máximo cuando, tal y como ha aseverado la consejera, “se necesitan todas las vacunas para alcanzar el objetivo de llegar a más del 70% de la población”.

Como era de esperar, esta rocambolesca historia ha tenido su impacto en la campaña de vacunación desarrollada en Segovia. De esta manera, en el día de ayer se había llamado a vacunar con AstraZeneca a más de 800 personas, la mayoría los nacidos en 1956 y 1957 mutualistas y con seguros privados, más los nacidos de esos años con seguro público que no pudieran haber ido a administrarse la dosis durante el llamamiento de la semana pasada.

Además de este colectivo, estaban llamados para recibir la segunda dosis ciudadanos del grupo 6 (Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, Emergencias y Fuerzas Armadas; y docentes) y del grupo 3C (Resto de personal sanitario y sociosanitario no vacunado con anterioridad).
La repentina noticia de la paralización de la vacunación con AstraZeneca pilló a muchos ciudadanos de improviso, hasta el punto de registrarse innumerables casos de quejas y reproches ante los equipos de vacunación por toda Castilla y León.

Desde la Gerencia de Asistencia Sanitaria de Segovia advirtieron que se tendrá que reajustar la campaña tras la suspensión, pero no pudieron ofrecer detalles ya que todavía no se conocía el alcance de las medidas que desde la UE y el Gobierno central se iban a tomar.

A pesar de esto, la campaña en Segovia continuará con el resto de vacunas permitidas, principalmente con Pfizer, de la que llegó una gran partida a principios de semana.