Cantalejo y Carrascal de Río regresan a la ‘nueva normalidad’

Ambas localidades terminan su periodo de aislamiento de 14 días impuesto por la Junta

Un mujer pasea por una calle de Cantalejo. / KAMARERO

Cantalejo y Carrascal del Río volvieron durante esta madrugada a la ‘nueva normalidad’ tras superar el periodo de 14 días de aislamiento impuesto por la Junta tras el correspondiente beneplácito de la autoridad judicial. De esta forma, ambos municipios regresan al estado en que se encuentran el resto de localidades de la provincia.

Tras revisar los registros, se puede observar que durante este periodo se ha conseguido estabilizar los datos epidemiológicos no solo en ambos municipios, sino de toda su zona básica de salud. Desde la Junta destacan que la tasa de incidencia acumulada de Cantalejo, que llevó a su confinamiento el pasado 22 de agosto, era de 49 casos por cada 10.000 habitantes, mientras que en la actualidad se sitúa en ocho.

La zona de salud básica de Cantalejo sufrió un repunte de contagiados hace cuatro semanas que dejaron varios rebrotes en múltiples poblaciones del área como Sebúlcor, San Miguel de Bernuy y las mencionadas Cantalejo y Carrascal del Río, por lo que la Junta acordó cerrar estas dos últimas al sospechar que se podía estar produciendo una transmisión comunitaria.

Los datos de la zona de salud han mejorado ostensiblemente, ya que en los últimos días se han detectado ocho positivos (22 en los últimos catorce días) mientras que antes de proceder al aislamiento se llegó a registrar 80 casos. Con estos números, esta área de salud permanecerá a partir de hoy en naranja en vez del rojo que presentaba en los últimos 14 días.

La primera teniente de alcalde y concejal de Sanidad y Educación de la localidad briquera, Marisa Zamarro, reconoció que el aislamiento “ha rebajado los datos”, pero admite que el aislamiento “ha sido muy perjudicial para el pueblo” en otras muchas circunstancias.
De esta forma, señala que la gran actividad que la localidad registra en verano se vio suspendida por esta circunstancia, ya que lo que queda de periodo estival es lo más flojo en comparación con los meses de julio y agosto.

“Somos el pueblo más limpio de España en estos momentos”, afirma, dado que todos los casos están aislados y considera nulas las posibilidades de contagio. “El coronavirus llegó de las poblaciones de alrededor y se extendió por contactos familiares”, aclara.

La primera teniente de alcalde admite que las medidas de seguridad se han respetado en Cantalejo tanto antes como durante el aislamiento y muestra “orgullo” por el “comportamiento y resignación” de los vecinos ante los últimos acontecimientos.

Sobre las actividades futuras, Zamarro aclara que de momento el Ayuntamiento no tiene previsto retomarlas hasta que no se encuentre remedio contra el coronavirus, incluida la media maratón que habría de celebrarse en próximas fechas.