caja rural

Cajaviva Caja Rural ha puesto en marcha un plan para compensar su huella de carbono que incluye la plantación de más de 2.500 árboles en lo que se llamará el ‘Bosque Cajaviva’.

La iniciativa, que cuenta con la colaboración técnica especializada de Fundación Oxígeno, se desarrollará en zonas degradadas del entorno operativo de la cooperativa de crédito. Los árboles plantados serán de especies autóctonas y servirán para compensar las emisiones de CO2 generadas por la actividad diaria de las oficinas de la entidad en 2022, que equivalen a un total de 232 toneladas.

En los siguientes años, Cajaviva Caja Rural tiene previsto ampliar el Bosque Cajaviva, involucrándose también a las personas que forman parte de la entidad y sus familias en actividades de ocio y educación ambiental.

Fundación Oxígeno será la encargada del mantenimiento, búsqueda y tramitación de terrenos que permitan ampliar el bosque. Además, diseñará y ejecutará un programa de gestión forestal específico para optimizar el desarrollo del proyecto.

«El Bosque Cajaviva es nuestro granito de arena para contribuir a la lucha contra el cambio climático», ha destacado el director general adjunto de la entidad, José María Chaparro. «Es una iniciativa que nos permitirá reducir nuestra huella de carbono, pero también mejorar la calidad del aire y el medio ambiente».

Para ello, Cajaviva Caja Rural invertirá solo este año más de 27.000 euros. La entidad también está trabajando con el grupo Caja Rural para que sus consumos en los próximos años se hagan en energía verde.