Ortigosa del Monte acoge una de las plantas de Bezoya./KAMARERO
Publicidad

La compañía Bezoya presenta su compromiso sostenible con el lanzamiento de botellas 100% plástico reciclado. Con dos plantas de producción en la provincia, en Trescasas y Ortigosa del Monte, Pascual presenta su ‘Compromiso Bezoya’, donde integra todas sus iniciativas, a lo largo de su cadena de valor, para cuidar el medioambiente y favorecer la economía circular. Este compromiso responde al propósito de la compañía ‘Dar lo mejor para el futuro de la alimentación’ que sitúa la sostenibilidad integral como pilar estratégico de su negocio responsable. Una actitud de superación, de insatisfacción permanente y de mejora continua desde sus orígenes.

El ‘Compromiso Bezoya’, sustentado en cinco pilares: origen, envasado sostenible y residuo 0, producto, movilidad sostenible y reciclaje; posiciona a la marca como abanderada de una sostenibilidad total en toda la cadena de valor.

Bezoya preserva la biodiversidad del entorno de su manantial situado en la Sierra de Guadarrama a través de Red Natura 2000, principal instrumento europeo encargado de la conservación. La enseña apuesta, además, por la construcción sostenible de sus plantas, el uso de energía de origen renovable y trabaja para dar una segunda vida a sus residuos, a la vez que fomenta la economía local.

Su ambición es ser la marca de agua más responsable a lo largo de toda la cadena de valor. Por ello, lanzan al mercado botellas de 330 y 500 mililitros hechas 100% con plástico reciclado. Este año 2020, además, sus botellas de 1,5 litros y de 5 litros ya tendrán un 50% de plástico reciclado. Y en 2022 todas sus botellas serán de rPET, un reto muy ambicioso que se adelanta al marco legislativo europeo.

La compañía Bezoya lleva utilizando plástico reciclado desde 2017. Desde entonces ya ha reutilizado 2.437 toneladas, el equivalente a 100 millones de botellas de 1,5 litros. Desde 2014 también ha eliminado un 10% de plástico de sus envases, ahorrando 5.800 toneladas de este material; es decir, 237 millones de botellas de 1,5 litros. Al final su objetivo es no utilizar más botellas de plástico, sino reutilizar las que ya existen.

Sus vehículos comerciales son híbridos enchufables y 100% eléctricos y emiten la mitad de CO2 y 10 veces menos óxidos de nitrógeno y partículas que un vehículo promedio en España. La renovación de su logística de larga distancia ha supuesto una reducción del 12% en las emisiones de partículas y óxidos de nitrógeno. Su objetivo a corto plazo es que el 70% de las mercancías se muevan en camiones sostenibles.