Carnaval de Arcones. / Guillermo Herrero
Carnaval de Arcones. / Guillermo Herrero

‘La cultura tradicional en el Guadarrama segoviano. Un enfoque multidisciplinar’ es el título del libro que hoy, 1 de marzo, se presentará (19,00 horas) en el salón de plenos de la Diputación. Los autores de la obra —Alejandro Bermúdez, Adelina Giralt, Luis Carlos Martínez y Almudena Moreno— recibieron en 2014 una de las Becas de Investigación convocadas por el Instituto de la Cultura Tradicional Manuel González Herrero y, tras la publicación del estudio en 2017, ahora ha llegado el momento de su presentación.

“Se trata —explicaba ayer Bermúdez— de una aproximación a la cultura tradicional del Guadarrama desde un enfoque interdisciplinar”. Así, los cuatro autores abordan el estudio desde una perspectiva diferente. Bermúdez, desde la historia y la arqueología; Martínez trata la geografía; Moreno aporta un punto de vista sociológico de la comarca; y Giralt hace propuestas propias de su profesión, la de maestra. “La Sierra de Guadarrama se ha analizado casi siempre desde la etnografía, y nosotros queríamos plantear perspectivas no habituales”, señaló Bermúdez.

En su campo de investigación, este historiador defiende que el Guadarrama participa de un sustrato común cultural existente en una amplia zona, mucho más extensa que la propia Sierra. Él habla de una ‘koiné’, entendiendo como tal un sistema cultural creado por múltiples aportaciones.

Para Bermúdez, en la actualidad resulta “técnicamente imposible” descubrir qué manifestaciones culturales surgieron en el Guadarrama y después se irradiaron a otras zonas de las que llegaron desde el exterior a la sierra.
De acuerdo a su relato, debió haber un tiempo, ya lejano, en el que el Guadarrama tenía un sistema cultural propio, que después derivó en lo que él llama “un subsistema cultural”, todavía vivo.

Considera que “casi toda” la cultura tradicional segoviana “se disolvió, especialmente entre los años 50 y 70 del pasado siglo”. Entiende que el proceso dio comienzo en el último cuarto del siglo XIX y fue “uniformemente acelerado”. “Después de su disolución —agrega— se ha intentado más tarde recuperar, pero ya era otra cosa”.

La despoblación de los pueblos ha tenido mucho que ver con este proceso. “En el momento que la gente se va, la cultura tradicional muere”, resume Bermúdez. Entonces, esa cultura tradicional es sustituida por otra, foránea, tras la aculturación de los nativos. “Hoy en día —reconoce este profesor de la UVa— resulta muy difícil identificar elementos culturales propios en la Sierra de Guadarrama”.

otras becas Con la edición de ‘La cultura tradicional en el Guadarrama segoviano’, el Instituto de la Cultura completa las publicaciones de las Becas de Investigación de 2014, ya que antes salieron a la luz ‘Crimen y castigo en Segovia a finales de la Edad Media y principios de la Edad Moderna’ y ‘El uso del adobe en la arquitectura tradicional segoviana. Pasado, presente y futuro”.