Bares y discotecas achacan el descenso de facturación a la Ley Antitabaco

Los empresarios de Hostelería consideran que la medida ha aumentado el ruido nocturno, especialmente en el centro de Segovia y las molestias a los vecinos. La provincia concentra el 10% de las inspecciones llevadas a cabo en Castilla y León y el 11% de las sanciones de la Junta por esta normativa.

2

Los empresarios de bares de copas y las discotecas de la provincia afirman que han facturado entre un 20 y un 30% menos durante el año pasado debido al endurecimiento de las medidas antitabaco que entraron en vigor ahora hace un año. Así lo sostiene el tesorero de la Agrupación Industrial Hosteleros Segovianos (AIHS), Miguel Antona, vocal de Ocio Nocturno de esta patronal provincial.

El 1 de enero de 2011 entraba en vigor la Ley 42/2010, de 30 de diciembre, que modificó la Ley 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco, conocida popularmente como Ley Antitabaco.

Antona ha explicado que, aunque la normativa afecta a todos los establecimientos de Hostelería, es en discobares o discotecas, establecimientos con una oferta básicamente nocturna, donde más se ha notado el descenso de facturación, mientras que en el resto de bares, así como en cafeterías y restaurantes las consecuencias económicas han sido menores, a falta de un estudio en profundidad, ya que los datos proceden de un sondeo telefónico con algunos de los empresarios del sector.

Además, este directivo de la AIHS apunta que esta Ley conlleva otra serie de molestias para los ciudadanos, especialmente para los vecinos del centro y de los lugares de ocio nocturno, ya que los clientes fumadores salen a la calle, lo que inevitablemente ha aumentado el ruido en horas en las que otras personas están descansando.

Antona señala que probablemente se ha producido también un incremento de los desórdenes públicos y un mayor riesgo de multas para los empresarios de Hostelería, ya que “no podemos vigilar constantemente qué clientes salen a fumar con un vaso en la mano, cuando existe una prohibición del consumo de bebidas en la vía pública, salvo en terrazas autorizadas”.

La AIHS, al igual que otras organizaciones empresariales agrupadas en la Federación Española de Hostelería (FEHR), realizó una serie de movilizaciones y acciones en 2011 en protesta por lo que consideran una medida injusta, aunque reconocen los derechos de los no fumadores. En este sentido los empresarios segovianos del sector recogieron firmas y acudieron en mayo a Madrid a una gran manifestación que congregó a varios colectivos descontentos.

El vocal de Ocio Nocturno de la agrupación segoviana reconoce que esa reivindicaciones “no surtieron el efecto deseado” y añade que algunos integrantes del Partido Popular sí se han mostrado dispuestos a adoptar medidas que “concilien los derechos de fumadores y no fumadores”, por eso se muestra algo contrariado con las recientes aclaraciones de un portavoz del Ministerio de Sanidad, en el sentido de que no se modificará la legislación antitabaco.

Para Antona “esa posición entraría en contradicción con lo manifestaciones realizadas durante la campaña electoral, por lo que nos mantenemos a la expectativa y esperando quie haya diálogo con nuestros representantes en la federación nacional”.

Sanciones

La Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León realizó 701 inspecciones en la provincia de segovia hasta el 30 de septiembre del año pasado en relación con la aplicación de la Ley Antitabaco, últimos datos oficiales que ha hecho públicos. El número de sanciones entre enero y esa fecha ascendió a 12 en Segovia y estaban pendientes de resolver otros ocho.

La provincia concentra el 10% del total de inspecciones llevadas a cabo en la Comunidad Autónoma y el 11% de las sanciones, a falta de los datos correspondientes al último trimestre. Sólo en Burgos y en Valladolid se realizaron más inspecciones mientras que tres provincias superan a Segovia en cuanto a la cifra de sancionados que estaban relacionadas con incumplimientos en la legislación sobre venta, suministro, consumo y publicidad de productos del tabaco.

Como se recordará, hace un año el Gobierno central endureció la normativa alegando motivos sanitarios, destacando entre los cambios la prohibición de fumar en establecimientos públicos cerrados y en cualquier ámbito laboral.

La labor inspectora de la Consejería de Sanidad y Consumo responde por una parte a las denuncias presentadas ante los organismos correspondientes y por otra a la planificación de inspección y control propios de este departamento autonómico. En ambos casos, los inspectores de la Junta realizan el acta correspondiente, en la que se informa de las posibles deficiencias y, en su caso, puede dar lugar a la apertura de un expediente sancionador.

Por otro lado, organizaciones de consumidores como FACUA hace un balance positivo de la aplicación de la Ley en su primer año. Esta asociación, que en Segovia ha gestionado seis denuncias contra empresas y organismos, destaca que se ha producido un mayor cumplimiento de la normativa que con la anterior.

Gran demanda de los tratamientos de deshabituación del SACYL

• 4.490 participantes hasta octubre. La Consejería de Sanidad de Castilla y León ha informado de que en la provincia de Segovia un total de 4.490 personas han optado a un tratamiento de deshabituación tabáquica a través del SACYL, que lo incluye en su cartera de servicios de Atención Primaria, hasta el pasado mes de octubre, últimos datos publicados.

• Incremento del 100%. La misma fuente ha indicado que se ha producido un incremento en torno al 100% respecto al primer semestre, cuando la cifra de tratamientos ascendía en la provincia a 2.547.

• Coste económico. La Junta sostiene que el hábito tabáquico constituye uno de los principales problemas de salud pública en las sociedades avanzadas, y supone asimismo “una gran carga asistencial a los servicios sanitarios, con el importante coste económico que conlleva y que afecta a la sostenibilidad del sistema sanitario público.

• Relación con enfermedades. Sanidad también reconoce la relación “directa y comprobada” del tabaquismo con procesos cancerígenos y enfermedades del corazón y respiratorias que ocupan los puestos más altos en cuanto a causas de muerte en España.