Bajo el manto de La Fuencisla

Una docena de familias segovianas participan en la primera misa del año en el santuario de la patrona de Segovia.

Nerea, Alba, Pablo, Blanca, Laura, Diego, David, Lucas, Alvaro, Manuel y Clara inician 2011 con la fortuna de la protección expresa de la Virgen de La Fuencisla, a cuyo amparo les pusieron sus respectivas familias en la primera misa celebrada en el recién estrenado año en el santuario de la patrona de Segovia.

La ceremonia religiosa fue presidida por el obispo de Segovia, Ángel Rubio Castro, con el rector del santuario, Serafín Merino como sacerdote concelebrante, y contó con la participación de la Coral «Voces de Castilla», que interpretó durante la ceremonia varias piezas de música sacra.

En su homilía realizó una encendida defensa de la libertad religiosa en el Día de la Paz; asegurando que la religión «no es el opio del pueblo», y lamentó la persecución que se está realizando hacia los cristianos. Además, reclamó la protección de La Fuencisla para la Jornada Mundial de la Juventud, que se desarrollará en Madrid el próximo mes de agosto. También pidió a los segovianos que en el nuevo año sean capaces de «amar la Eucaristía, amar a la Virgen y amar a la Iglesia», expresando este amor a través de actos como la visita a la iglesia de la Adoración Semiperpetua, el rezo del Rosario en el santuario o la defensa de la unidad de la Iglesia.

Tras concluir la misa, el obispo invitó a las madres de los niños recién nacidos que aceptaron participar en esta iniciativa para ser bendecidos y ungidos, y posteriormente, todos ellos subieron hasta el camarín de la Virgen para dejar constancia de su deseo de ser protegidos por la patrona de Segovia.

La Coral Voces de Castilla puso el colofón a la jornada con un concierto de música navideña, en el que interpretaron media docena de canciones populares típicas de estas fiestas, concluyendo su recital con el himno a La Fuencisla.

Paralelamente a esta actividad, el Consejo Rector de La Fuencisla entregó el premio del concurso infantil de tarjetas navideñas convocado por esta institución para recoger los dibujos de los niños que han visitado el belén del santuario; que ha recaído en Alejandro Montes, de nueve años, del Colegio Villalpando.