Presentación del calendario solidario. / KAMARERO
Publicidad

La pandemia ha sido devastadora en todos los aspectos, pero sin duda y como todas las desgracias ha sido especialmente demoledora para las personas más vulnerables.
“Esperamos que no se le olvide a nadie”, recordaba la directora del restaurante José María sobre la importancia de atender a las personas que padecen Alzheimer, una enfermedad “del día a día” que afecta a “muchas familias”, aclaró.

El conocido negocio gastronómico organizó tres jornadas de trabajo en las que los usuarios con Alzheimer compartieron con la plantilla del restaurante sus tareas diarias. Durante las mismas, el fotógrafo segoviano Javier Román ha inmortalizado miradas, momentos que ahora se han reflejado en un calendario que se venderá en el propio restaurante y en la sede de la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer (AFA).

En este calendario, que cuenta con un espíritu íntegramente benéfico, se pueden observar distintas estampas acontecidas durante estas jornadas de trabajo, en las que se puede ver a los cocineros enseñar a preparar cochinillo a personas con Alzheimer, adiestrar sobre los protocolos de mesa o mostrar cómo se tira una buena caña en el grifo de barra.

Durante la presentación del calendario, Rocío Ruiz recordó la necesidad de atender a los más mayores, agravado por una situación como la actual, y aclaró que desde el restaurante se ha organizado varias actividades en torno a este cometido.

Por su parte, José María Ruiz recordó la necesidad de ser “solidarios” en “tiempos difíciles y de mucho pesimismo”, a la vez que recordó la labor de los familiares de estos dolientes, circunstancia que vive en carne propia ya que la abuela materna de la familia está afectada por problemas de memoria.

El conocido hostelero quiso también repasar la actualidad del sector de la restauración, mostrando su preocupación ante la incertidumbre que reina en los últimos meses. “Las restricciones han sido tremendas, pero la gente se adapta”, indicaba en relación tanto a empresarios como a clientes, a la vez que reconocía que donde se ha notado más el resultado de las últimas restricciones ha sido en la una bajada del servicio de cenas.

La presidenta de la AFA, Isabel Miranda, agradeció tanto las jornadas de trabajo como el fin propuesto y recordó que la asociación necesita de toda la ayuda disponible. “Estas personas necesitan que se les vea”, manifestó.

Miranda resaltó la importancia del nuevo Centro de Alzheimer de Segovia, complejo que ya inició sus obras que se alargarán hasta 2.022, a la vez que lamentó el impacto del confinamiento y de las otras limitaciones sobre las personas con Alzheimer.

Para la presidenta de la AFA los efectos son notorios y señala que su estado anímico y físico “ha retrocedido” con la llegada de la pandemia y sus múltiples consecuencias. Además, no dudó en manifestar las consecuencias dañinas producidas por los cambios en sus rutinas, a la vez que señalaba que en la actualidad se están pudiendo atender a menos personas ya que no se “ha podido abrir a plena capacidad” por las limitaciones de espacio. “Nos hemos quedado pequeños”, admitió con pesar.