muralla torre 86 arco san andres
El cubo de la torre y el lienzo de la muralla se encuentran en un estado que aconseja la intervención inmediata. / EL ADELANTADO

El Ayuntamiento de Segovia solicitará la subvención al Ministerio de Cultura y Deporte para realizar las obras de consolidación de la Muralla en la Torre 86 y el lienzo contiguo, ayudas, en régimen de concurrencia competitiva, que convoca el Ministerio para proyectos de conservación, protección y difusión de bienes declarados Patrimonio Mundial correspondientes al año 2021.

La ayuda solicitada, que recibió el visto bueno de la junta de Gobierno municipal celebrada esta semana, será del 75% del coste total de las obras, con un presupuesto de 39.557 euros, de los que se prevé recibir por este concepto 30.586 si se recibe la subvención. El proyecto tiene como finalidad recuperar el valor histórico-artístico de la torre 86 y el lienzo contiguo de la Muralla, zona próxima a la puerta de San Andrés, a la que se accede por la calle San Valentín mediante un tramo de escaleras. Esta zona de la Muralla, entre la puerta de San Andrés y la Casa del Sol, se encuentra en mal estado y requiere de una intervención que impida que se produzcan desprendimiento y haga posible su conservación.

La Torre 86 tiene forma rectangular y una altura aproximada de 12,20 metros. En el lateral derecho se observa un pie de crucero de granito con una inscripción de similares características a los del vía crucis de la Piedad del siglo XVII. En cuanto al lienzo situado junto a la Torre, tiene una altura superior a los 9 metros y está formado por mampostería ordinaria de piedra caliza y otros materiales como ladrillo o restos de teja.

El paso del tiempo junto con la suma de agentes y otros factores como la erosión natural de los propios materiales, han provocado el envejecimiento y desgaste de la piedra, la pérdida de material en las juntas y su erosión, siendo éstas las principales lesiones que se observan. A ello hay que añadir la existencia en la Torre y el lienzo de un vierte aguas cerámico, no ejecutado correctamente, que hace que el agua de lluvia y escorrentías generen el ennegrecimiento irregular de la piedra. Por último, también hay que tener en cuenta los efectos de pequeños actos vandálicos como grafitis o pintadas.

Para reponer esta situación, el proyecto propone, entre otras actuaciones, retirar la capa vegetal que brota en la base de la Muralla; eliminar la pintura de la zona inferior de la Torre; picar y eliminar las juntas de mortero en mal estado de forma manual; reponer las zonas puntuales donde se hayan perdido mampuestos; limpiar, consolidar y reintegrar sillares para recuperar volúmenes y formas arquitectónicas; reparar las salidas de agua; y rejuntar con mortero de cal y arena con color y textura apropiados para integrarse adecuadamente en el conjunto.

El plazo estimado para la ejecución de todos estos trabajos es de tres meses.