La participación de los niños, acompañados de mayores, fue notable en la cuarta edición de la Marcha solidaria por el autismo de Bernuy de Porreros. / NEREA LLORENTE
La participación de los niños, acompañados de mayores, fue notable en la cuarta edición de la Marcha solidaria por el autismo de Bernuy de Porreros. / NEREA LLORENTE

La Asociación Autismo Segovia recibió ayer el apoyo de 240 caminantes que participaron en la IV Marcha Solidaria de Bernuy de Porreros para recaudar fondos destinados a mantener los servicios que presta este colectivo que desde hace veinte años lucha por la defensa de los derechos de las personas con Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) y sus familias y por mejorar su calidad de vida.

La ayuda, que llega gracias a la iniciativa de la Asociación Santiago Apóstol y al Ayuntamiento de Bernuy de Porreros, con la colaboración de la Diputación, es bienvenida por Autismo Segovia que está registrando un fuerte incremento de la demanda de sus servicios por parte de las familias y, a la vez, está sufriendo la ralentización de sus proyectos debido a los retrasos en las tramitaciones institucionales y financieras que ha acarreado la pandemia del covid-19.

Todos sus registros de actividad prácticamente se han doblado en comparación con los del año 2019: peticiones de servicios, terapias, diagnósticos y familias asociadas. Antes de la explosión de la pandemia, la asociación trabajaba con una treintena de familias y ahora atienden a 56 y la cifra aumenta constantemente con la vuelta a la normalidad, tras bajar la incidencia del coronavirus, como también ocurre con la solicitud de atención e información. “Estamos haciendo entre dos y tres diagnósticos al mes, una situación que antes no se daba”, comentaba ayer la presidenta de Autismo Segovia, Susana Guri. Cree que el hecho de pasar más tiempo en familia y en casa, como consecuencia de la aplicación de las medidas para frenar el covid, ha permitido a los padres observar más a los pequeños y detectar comportamientos que les ha llevado a acudir a Autismo Segovia.

Guri recuerda que uno de cada cien niños nace con trastornos del espectro autista (TEA) y remarca la relevancia de avanzar en el diagnóstico y abordaje temprano, que pueden ser decisivos para mejorar las capacidades y el desarrollo de estos niños. Con este fin el colectivo segoviano participa en la implantación del programa BB Miradas que en un futuro próximo permitirá hacer diagnósticos a bebés de seis meses mediante el uso de la tecnología de ‘eye tracking’ (seguimiento visual).

Paseo y convivencia

Los integrantes de Autismo Segovia no olvidan su proyecto de construir el primer centro de día para la atención específica de TEA en impresión 3D de España, ni la labor diaria de romper estigmas basados en el desconocimiento, pero ayer pudieron disfrutar en Bernuy de Porreros del apoyo económico y el reconocimiento que les brindaron los participantes en la marcha solidaria. Los caminantes aportaron siete euros en su inscripción y recibieron una camiseta blanca con el símbolo de Autismo Segovia, participaron en una tómbola de regalos y degustaron sabrosos pinchos y aperitivos tras recorrer, a ritmo sosegado, 5,5 kilómetros por las lomas y fuentes de Bernuy de Porreros y llegar al parque del Juncar, punto de salida y meta de la marcha solidaria.