Grupos de viviendas de La Fuentecilla, en primer término, y de El Palo Mirasierra, en la capital segoviana. / Kamarero
Publicidad

La venta de vivienda nueva aumentó en la provincia de Segovia el pasado noviembre, aunque todavía sigue siendo muy minoritaria en relación con la vivienda usada o de segunda mano, sector del mercado que experimentó una caída respecto al mismo mes de 2018.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) publicó ayer información sobre las operaciones inscritas en los registros de la propiedad en el mes de noviembre de 2019.

En el caso de la provincia, el total de fincas registradas fue de 1.139 pero solo 270 fueron viviendas, frente a las 315 de noviembre del año anterior.

Además, en solo 134 casos la transmisión fue una compraventa, cifra también inferior a la de 2018, cuando ascendió a 140.

74 viviendas fueron transmitidas por herencia, 63 por otros tipos de derechos de transmisión como divisiones horizontales, operaciones conjuntas, mezcla de varios títulos de adquisición, o de transmisiones con título de adquisición indefinido. En solo un caso se trató de donación de la vivienda.

En cuanto a las ventas, solo 20 eran viviendas nuevas aunque este número indica una mejora respecto a noviembre de 2018, cuando únicamente fueron 6.

Por otro lado, de las 134 operaciones de compraventa, en la mayoría de los casos, 125, la vivienda adquirida era libre, mientras en los nueve restantes se trató de vivienda protegida.

Fincas rústicas

El número de fincas rústicas transmitidas en la provincia en noviembre del año pasado ascendió a 646, un repunte importante respecto al mismo mes de 2018, cuando se contabilizaron 566 operaciones.

Además, en 259 casos se trató de compraventa de las fincas, número que mejora también en 49 del año anterior.

Otros 277 terrenos rústicos fueron transmitidos por herencia, hubo 11 donaciones y 4 permutas y en el resto de fincas, casi un centenar, los derechos de propiedad se obtuvieron por otro tipo de operaciones, como concentración parcelaria, entre otros.