EBAU ies andres laguna clases refuerzo bachillerato 8
La Asociación de Profesores de Enseñanza Secundaria muestra su descontento ante un final de curso “desconcertante” por el cambio de ley. / NEREA LLORENTE

Adelanto de los exámenes de recuperación a junio, clases de refuerzo para alumnos a los que aún  no se ha cerrado la evaluación, una planificación del próximo periodo  lectivo sin tener los currículos definitivos de las asignaturas y una “insuficiente” oferta de plazas de empleo docente están haciendo vivir un final de curso, cuanto menos, “desconcertante”, según argumenta y califica la Asociación de Profesores de Enseñanza Secundaria de Segovia (Aspes).

Francisco Revenga de la Rica, presidente provincial de Aspes-CL, explica que los docentes acusan estas últimas semanas un aumento considerable de la burocracia como consecuencia de la implantación ya este mismo curso de los aspectos relacionados con la evaluación, promoción y titulación del alumnado, marcados por la LOMLOE, la nueva ley educativa que sustituirá completamente en el curso 2023-2024 a la ya vieja LOMCE. Reprocha que la nueva norma “se lleva por delante los muy necesarios, a nuestro entender, exámenes de septiembre en la ESO”, algo que la Administración autonómica intenta compensar con unas pruebas finales de recuperación los días 22 y 23 de junio.

Para ello, los centros deben aplicar planes de refuerzo con el fin de preparar estas pruebas entre los días 10 y 21 de junio, “un tiempo claramente insuficiente, en nuestra opinión —dice el portavoz de Aspes—, pero que seguramente es mejor que nada”. De esta manera, en esos últimos días, cada docente tendrá que multiplicarse para atender, por un lado, a quienes deben recuperar su asignatura y, por otro, a quienes aprueban el curso pero deben realizar un proyecto que les permita mejorar su nota en la evaluación final.

Desconcertante también resulta para Aspes el hecho de que las clases extraordinarias de refuerzo que promovía la Consejería en julio para ayudar a los alumnos suspensos y así preparar las pruebas de septiembre de 4º ESO hayan comenzado este año el 1 de junio, “cuando aún ni siquiera han sido evaluados estos de la 3ªevaluación”. “Entendemos que no queda otra opción, al haber desaparecido los exámenes de septiembre, pero resulta llamativo ver cómo los equipos directivos apresuradamente tienen que escoger y proponer a un número limitado de alumnos idóneos para esas clases, anticipándose varios días a los resultados de la 3ªevaluación«, reprochaba recientemente Revenga de la Rica.

De nuevo vuelve a utilizar el término “desconcertante” al señalar el hecho de que aún no dispongan de los currículos definitivos de las asignaturas, si bien la Consejería de Educación ha enviado los borradores para que los centros vayan trabajando.

El colectivo de profesores plantea que si hasta agosto o septiembre no van a tener los currículos definitivos “¿qué nuevos libros de texto los docentes podríamos fijar sin que se queden desactualizados en septiembre?”. Tampoco se pueden saber las asignaturas y el peso horario de cada una de ellas, algo imprescindible para calcular el número de docentes que serán necesarios el curso que viene, hacer la oferta de empleo adecuada y arrancar con normalidad las clases, aseguran desde Aspes Segovia.

La Asociación de Profesores considera “insuficiente” oferta de plazas de empleo público docente que la Consejería de Educación publicó 27 de mayo para la estabilización del personal interino, “sin negociar con las Organizaciones Sindicales, sin justificación ninguna, sin desglosar por especialidades, sin explicaciones, imponiendo su criterio”.