asetra rp huelga transporte
Víctor Fernández, Fernando García, Juan Andrés Sáiz Garrido y Ángel Esteban, ayer en la rueda de prensa.

Los empresarios del transporte en Segovia, agrupados en Asetra, no secundarán los paros convocados por la Plataforma para la Defensa del Sector de Transporte a partir del próximo lunes.

En la agrupación segoviana no ocultan su preocupación por las consecuencias que pueda tener esa convocatoria, que recuerda la que tuvo lugar el pasado mes de marzo, y que tampoco secundaron los transportistas de la provincia.

El presidente de Asetra, Juan Andrés Sáiz Garrido, explicó ayer los motivos por los que han decidido no sumarse a esta convocatoria de presión. Fue analizada y respaldada por todos los miembros de la Junta Directiva de Asetra, de forma unánime. “Tras analizar el problema en junta directiva celebrada con carácter urgente, hemos decidido no secundar el referido paro, al igual que el resto de transportistas que forman parte del Comité Nacional del Transporte por Carretera” (CNTC), explicó Sáiz Garrido. “Hemos estudiado el proceso del sector a lo largo de los últimos meses, en los que se han producido importantes avances de cara a atender las permanentes reivindicaciones que tenía el transporte por carretera, y que se plasmaron en los acuerdos del pasado mes de diciembre de 2021, publicados de manera oficial en marzo de 2022”, añadió.

En este sentido citó los avances que a su juicio se están materializando. Entre ellos figura la prohibición de que los conductores realicen labores de carga o descarga; la obligatoriedad de la cláusula de revisión del precio del transporte por la variación del precio del combustible; reducción de los tiempos de espera; devolución mensual del gasóleo profesional; o el mantenimiento de la bonificación de 20 céntimos por litro de combustible.
Sobre este último aspecto, el presidente de Asetra señaló que se sigue negociando desde el CNTC para que el Gobierno prorrogue esta bonificación a partir del 31 de diciembre próximo. “Seguiremos batallando”, anunció Sáiz Garrido.

Otras las mejoras conseguidas que citó el presidente de los transportistas y que contribuyen a no realizar ahora paros patronales se refieren a las ayudas directas (dos pagos de 1.250 euros por vehículo pesado, y 500 euros por ligero); y la aplicación de la Ley de la Cadena de Transporte, que, entre otras normas, fija la obligación de no contratar por debajo de los costes. “Son medidas, entre otras, que además de mejorar las condiciones sociales de los conductores, están sirviendo para que los transportistas se defiendan mejor en el mercado, y puedan evitar abusos por parte de clientes y cobrar un precio justo por sus servicios”, añaden desde Asetra. Además recuerdan que como empresas que son deben “seguir prestando un servicio a la sociedad”.

No es momento de hacer paros “dada la situación que atraviesa la economía nacional, ni son las formas adecuadas”, sostienen. “Un paro indefinido no es la solución a estos problemas y en Asetra Segovia creemos que la vía del diálogo es la mejor herramienta a nuestro alcance para resolverlos, además de nuestro compromiso con el abastecimiento de la sociedad”. “Somos conscientes de nuestra condición de empresarios y de que estamos viviendo en una economía de libre mercado, y entendemos que no se debe tratar de confundir a los transportistas haciéndoles creer que la (única solución es la de paralizar sus camiones, soltando a través de los medios de comunicación mensajes populistas y argumentos engañosos. En definitiva, no se pueden establecer tarifas mínimas, tal y como ha indicado en numerosas ocasiones la Comisión Nacional de la Competencia, y en general nuestro ordenamiento jurídico y el la Unión Europea”.

TEMORES
Los empresarios segovianos no ocultan su temor a que puedan repetirse situaciones incómodas como las sufridas en la anterior convocatoria por parte de la misma plataforma y que Asetra tampoco apoyó.

Recuerdan que en marzo “vivimos situaciones que nos provocaron una profunda tristeza e impotencia. El desorden cundió, y en algunas zonas del país se atentó contra los vehículos, con coacciones a quienes quisieron trabajar, produciéndose numerosos daños materiales, y también agresiones físicas (una de ellas en la provincia de Segovia). “Estamos razonablemente preocupados”, señaló también el director de Asetra, Fernando García.

Por este motivo, desde Asetra han instado al Ministerio del Interior, a través de la Subdelegación del Gobierno en Segovia, para que, “dentro de sus competencias y de manera preventiva, garanticen el libre ejercicio de la actividad y el derecho al trabajo”. “Todos aquellos transportistas que decidan parar, o a los que no les quede mas remedio que hacerlo para no superar los límites de facturación del sistema de módulos, esta´n en su derecho”. “Nadie lo va a cuestionar, pero no pueden olvidar que deben respetar a la decisión de los demás a seguir trabajando y servir a sus clientes”, puntualizaron.

Al presidente de Asetra no le consta que en Segovia haya transportistas que formen parte de la plataforma convocante de los paros. Pero recuerda que todo el mundo “es libre de secundar el paro o de trabajar”. Pero también señaló que en la convocatoria de marzo hubo algunos camioneros que no se atrevieron a salir a la carretera por temor a sufrir daños personales o en sus vehículos, como así ocurrió.

Juan Andrés Sáiz Garrido también aprovechó para criticar las formas y el anuncio hecho por la Plataforma al advertir de que van a ser “más contundentes” en esta ocasión, cuando ya se crearon conflictos.

El campo también reclama garantías en el transporte de alimentos

Desde sectores como el campo también llaman al respeto hacia quienes no quieren o no pueden secundar los paros convocados por la Plataforma para la Defensa del Transporte”. La organización Unión de Uniones, a la que pertenece UCCL-Segovia, pide a los representantes de la plataforma convocante de los paros, “que respete la libre circulación de productos agrarios, especialmente los perecederos y no impidan que lleguen a las granjas los alimentos para el ganado”.

En una carta enviada a la entidad convocante de las protestas en el sector del transporte, la manifiestan su preocupación por el “impacto negativo que este paro podría tener sobre el sector agrícola y ganadero, ya muy castigados por las fuertes subidas de los costes de producción. La organización ha propuesto que coordinen sus acciones con objeto de que queden garantizados tanto la recogida y circulación de productos agrarios -en especial aquellos que son perecederos- y el suministro de alimentos para el ganado; así como los abastecimientos alimentarios.

“No entramos a valorar las razones de la movilización”, comentan desde la organización, que reconoce compartir uno de los principales problemas denunciados, que es el encarecimiento de la energía. “Nuestras explotaciones estamos sufriendo también la subida del gasóleo, electricidad así como otros inputs que se han visto incrementados por la el impacto de la guerra en Ucrania y que se han sumado a nuestro complejo contexto de trabajo”, explican. En este sentido, Unión de Uniones pide a la Plataforma que no dificulte la tarea de los agricultores y ganaderos ni de los consumidores a los que, además, cada vez les cuesta llenar más la cesta de la compra.

La organización Asaja, que pertenece a la patronal CEOE, tampoco apoya los paros. Esta organización y sus aliadas, como Cepyme y Ata han lanzado un comunicado conjunto en el que muestran su oposición a los paros que comenzarán el 14 de noviembre. Detallan que solo “agravará la difícil situación económica” en la que se encuentran las empresas y la población general. E instan al Gobierno a que garantice la libre circulación y seguridad vial de los transportistas y otras personas que deseen trabajar porque entienden que el paro está convocado por un “sector minoritario”, en su mayoría autónomos.

Ver más artículos

Redactor jefe de EL ADELANTADO DE SEGOVIA