OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Publicidad

El sector del transporte se ve especialmente afectado en esta crisis sanitaria motivada por la pandemia del coronavirus, aunque mientras otros soportan en su totalidad los efectos negativos, en su caso puede hablarse de cara y cruz. Al ser uno de los sectores considerados estratégicos por su capital importancia, en el ámbito de mercancías la actividad no se ha visto reducida o suprimida, ya que tiene que garantizar el abastecimiento de productos de alimentación y servicios esenciales, pero si ha golpeado enormemente al transporte discrecional de viajeros, donde las limitaciones de desplazamiento ha obligado a suprimir servicios y llevar a cabo drásticas reducciones en los horarios de líneas tanto interurbanas como metropolitanas.

Este es el panorama que desde la Asociación Segoviana de Transportistas (Asetra) se traza de una situación que  está siendo “muy dura” no solo para el sector, sino para toda la sociedad, según manifestó su director Fernando García, que pese a ello quiso transmitir un mensaje de tranquilidad a la espera de la aplicación efectiva de las medidas del Gobierno para paliar los efectos económicos y de que la pandemia remita por la acción de los sanitarios.

García manifestó que las medidas aplicadas al transporte discrecional de viajeros  tanto en el metropolitano como en el interurbano son especialmente duras para las empresas. La supresión de servicios, la total paralización del transporte escolar al estar suspendidas las clases o la anulación del alquiler de autobuses para excursiones o rutas privadas han obligado a tratar de adecuar sus recursos a las necesidades reales, lo que no descarta que hayan de recurrir a medidas de regulación de empleo “que no serán fáciles de adoptar”.

En cuanto al transporte de mercancías, el director de Asetra aseguró que los servicios básicos se están prestando “con normalidad”, centrados en el objetivo de garantizar el abastecimiento no sólo a supermercados y tiendas de alimentación, sino también de productos agrícolas o alimento para el ganado, contribuyendo también a que el sector primario no se vea afectado por la crisis.

Destacó en este sentido las medidas adoptadas por el Gobierno para hacer más fácil su trabajo durante esta crisis, como la supresión de la limitación de las horas de conducción a los profesionales “respetando siempre el necesario descanso”, o la posibilidad de que las áreas de servicio puedan ofrecer servicios de catering de forma especial  para los camioneros en ruta, de manera que puedan tener la oportunidad de tomar un bocado durante el camino.

Por otra parte, señaló que los camioneros están utilizando de forma opcional medidas de protección contra el contagio como el uso de guantes o mascarillas, y señaló que en algunos centros de carga y descarga “es obligatorio, por lo que si el profesional no cuenta con ellos, debe permanecer dentro del vehículo hasta que termine el proceso”.