Ángel Aranzana, presidente de Asejare. / Kamarero
Publicidad

La Asociación Segoviana de Jugadores de Azar Rehabilitados teme que entre las muchas –y casi siempre negativas– consecuencias que poco a poco se irán conociendo tras el obligado confinamiento por la crisis sanitaria se encuentre un aumento en el número de jugadores de azar en la provincia. Así lo asegura su presidente, Ángel Aranzana, en vista del notable aumento que han registrado los partales de juego online desde el inicio del estado de alarma.

“Cuando todo esto termine podremos evaluar mejor la situación, pero sí creemos que habrá un repunte. Ha crecido mucho el póker online y el casino y, a falta de eventos deportivos, las casas de apuestas se han reinventado durante el confinamiento, con apuestas sobre juegos virtuales y consolas; al tiempo que las personas adictas han buscado en estas plataformas una vía de escape como respuesta al cierre de los locales de juego”, explica Aranzana.

De hecho, desde el inicio del estado de alarma –decretado solo tres días después de la presentación oficial de la asociación local de ayuda contra la ludopatía– más de una decena de personas ha contactado en Segovia con Asejare para iniciar la terapia contra su adicción.

Pese a que aún no ha podido echar a andar de forma oficial –se espera que la Junta de Castilla y León apruebe sus estatutos este verano–, los segovianos que han demandado ayuda a la asociación durante este periodo ya han podido participar en distintas sesiones individuales y de grupo, siempre a través de videoconferencia y gracias a la colaboración de los psicólogos de la Asociación de Alcohólicos Rehabilitados de Segovia, con la que compartirá sede.