Asaja asegura que las sentencias del grupo Proinserga “indignan” a los ganaderos

La organización agraria, una de las principales acreedoras en el proceso, considera que deben buscarse responsables, como pedían el fiscal y los administradores concursales.

5

De “sorprendente, irracional e indignante”, han calificado desde la formación agraria Asaja-Segovia, las resoluciones del Juzgado de lo Mercantil sobre las empresas del grupo Proinserga que han sido liquidadas.

Tal como publicó este diario, el Juzgado ha exculpado a los responsables de Alimentos Refrigerados S.A., Primayor Foods, Consorcio Ganadero, y Proinserga Inversiones. Además estimó la mismas circunstancias para Primayor Alimentación y Primayor Alimentación Andalucía, del mismo grupo.

Los representantes de la organización Asaja-Segovia consideran que el propio juez sostiene en su sentencia que en el proceso de integración vertical del grupo para ampliar sus actividades “no se atendió a las necesidades del mercado y no se adoptaron las medidas de reestructuración necesarias para una producción eficiente”. Sin embargo, el juez declara fortuitos los concursos y por tanto exculpa a quienes eran los responsables de esta gestión.

“Para los ganaderos socios, fundadores, mantenedores y acreedores de Proinserga esta decisión es, primero incomprensible, y después indignante, como lo está siendo todo el proceso judicial de este grupo de empresas”, señalan desde la formación agraria. Según explican, los datos que pusieron negro sobre blanco en sus informes los administradores concursales, nombrados por el propio juzgado, después de estudiar todas las cuentas “dejaban en evidencia la responsabilidad de las siete personas que integraban el Consejo de Administración”.

Por ello pedían para estas personas su inhabilitación para administrar bienes ajenos durante dos años y que fueran condenados a pagar a los acreedores las cantidades adeudadas.

El presidente de Asaja-Segovia, Guzmán Bayón, recuerda que fueron los gestores de estas empresas, y no los socios ganaderos, quienes dieron al traste con ellas y con todo un pilar económico de la provincia. “Así acabaron con el corazón mismo de lo que siempre fue y debió ser una cooperativa ganadera, hasta arrastrarla al precipicio más insondable, donde cayó un sector porcino pionero y en la punta de lanza nacional e internacional y casi una tercera parte del producto interior de la provincia de Segovia”, recuerda.

En la misma línea se pronuncia José Antonio Monjas, director de la cooperativa El Secadero, de la que forman parte más de 300 socios de Asaja, que esperan cobrar parte de su la cosecha de cereales del año 2007. Según sus cifras, a estas 300 familias se les adeudan 3.750.000 euros por el cereal vendido a Proinserga S.A. (única empresa en funcionamiento, pero que sigue concursada). Y añade que muchos socios son también ganaderos de porcino que además no han cobrado los cerdos vendidos al grupo y “encima han perdido el capital social que tenían en el grupo empresarial”.

La organización agraria apunta en su publicación periódica Campo Regional a quien fuera director general de Proinserga hasta su declaración de concurso, Gustavo Martín Bustamante. Le reprochan haber llegado a Segovia tras dejar un agujero económico en la televisión pública valenciana, y “convertir a Proinserga en un virreinato”. También indican que ocultó a la asamblea general de la empresa “datos muy importantes”, como el que los mataderos de Primayor llevaban más de diez años acumulando pérdidas.

Y dejan entrever en sus críticas que Martín Bustamante ahora trabaja en el grupo Campofrío, empresa que “le debía un favor, ya que con su currículum no hubiera debido volver a trabajar en el sector cárnico”, añaden.