El novillero Sergio Rodriguez. EFE/ Zipi Aragón

Tres novilleros pusieron argumentos en una tarde fría. De las que se nota, pese a que el día anterior fue jornada de descanso, que la extensa Feria de San Isidro ya va encadenando muchos festejos y por momentos llega a hacerse bola. Ni Eutimio Carracedo, ‘el presidente de las Puertas Grandes', se vio en compromiso. Cada uno con su concepto, Jorge Martínez, Jorge Molina y Sergio Rodríguez, evidenciaron buenas maneras y estar a un alto nivel dentro del escalafón de novilleros con picadores, ante un envío de Montealto, falto de raza pero noble la primera parte y algó más complicada la segunda. Jóvenes con cosas que decir.

El novillo que abrió la tarde, bajo y corto de manos, tuvo buena condición. Prometía ritmo y buen son, pero fue a menos por la ausencia de fuerza y raza. Martínez comenzó la faena de muleta por ayudados por alto. Muy torero. La nobleza del ejemplar de Montealto fue aprovechada por el diestro para torear despacio. Templado, aunque por momentos el astado enganchó los engaños; lo que deslució las series. Faltó emoción al animal del mismo modo que faltó que el novillero se ajustara más su embestida. Finalizó de un certero espadazo.

Argumentos contra una fría tarde
Pase de pecho de Jorge Martínez. / PLAZA 1

Con el segundo de su lote, dejó una impronta de firmeza y madurez, aunque no pudo puntuar ante un antagonista largo y con caja que no terminó de entregarse. Variada faena desde las verónicas de inicio a las ajustadas manoletinas finales; además de la estocada de ley. Tarde completa sin repercusión en los tendidos, fruto de la frialdad que acució todo el festejo.

Argumentos contra una fría tarde
Jorge Molina. / PLAZA 1

Molina denotó seguridad. Muy firme, se mostró asentado ante un ejemplar flojo. Dio un semblante de novillero preparado, para estar entre los primeros puestos del escalafón esta temporada. Destacó su sólido concepto. Asentado. La mejor serie llegó en el cierre de la faena. En el sitio, con las manoletinas clavadas en el albero, y pasándose de cerca al novillo. Terminó de una estocada contraria y recogió una ovación.

Sin picar quedó el quinto, lo que generó un deslucido tercio de banderillas con idas y venidas broncas que solo Molina pudo calmar a base de dejarle la muleta en la cara. La mano baja del novillero fue la virtud de una faena en la que el animal acusó falta de raza y terminó por rajarse. La entereza y disposición de Molina pusieron lo que no tenía el novillo e incluso llegó a ser prendido al entrar a matar. Al final saludó una ovación y después tuvo que pasar a la Enfermería.

Inicio de la faena de muleta de Sergio Rodríguez. / PLAZA 1
Inicio de la faena de muleta de Sergio Rodríguez. / PLAZA 1

Impactó en cierta medida Rodríguez desde que se hizo presente en el ruedo venteño. A golpe de pirotécnia y técnica. Las chicuelinas al paso fueron el prólogo a una versión cargada de valor en la que primero se puso de rodillas, en un vibrante inicio, y para torear después largo y profundo a un novillo que humilló. Pinchó y saludó una ovación.

Ya en el que cerró plaza, jarreó y el festejo terminó de entrar en esa frialdad que predominó durante toda la tarde. No sin que Rodríguez volviera a poner su estético concpeto de plata erguida y buena colocación ante un novillo que sin ser malo, tuvo ciertas complicaciones y no valió. Ahí se puso el broche a un festejo frío, pero con argumentos para seguir la evolución de los tres novilleros.

Ficha

Plaza de de Las Ventas (Madrid). 12º festejo de la Feria de San Isidro. Dos tercios de entrada: 17.918 espectadores, según informó la empresa. Novillos de Montealto, bien presentados, nobles pero faltos de raza la primera parte y algo más complicada la segunda.
Jorge Martínez, ovación y ovación.
Jorge Molina, ovación (un aviso) y ovación (un aviso).
Sergio Rodríguez, ovación (un aviso) y silencio (un aviso).
Se demonteraron Juan Carlos Rey y José Antonio Ventana ‘Toñete' tras parear al tercero.


El cartel del 24 de mayo: aún sin toros

El mexicano Octavio García ‘El Payo' y los españoles Román Collado y Francisco José Espada componen la primera corrida de la tercera semana de la Feria de San Isidro, que alcanza ya 13 festejos en total (19.00 horas). Para la ocasión, estaba reseñado en principio un encierro de la ganadería de Luis Algarra, expuesto desde hace días en La Venta del Batán, pero en el reconocimiento fueron echados para atrás seis toros. Será en la mañana del día 24 de mayo cuando se conozca de qué hierro serán finalmente los astados y el correspondiente orden de lidia.