ies maria moliner dia internacional poesia
Los alumnos exponen sus cuadernos de poesía en los que incluyen sus particulares poemas. / EL ADELANTADO

Llega la primavera, y con ella el Día Internacional de la Poesía. El equipo de Biblioteca del IES María Moliner no resigna a no celebrarlo por la pandemia. Son ya cinco años en los que en este equipo ha organizado una Semana de la Poesía con actos poéticos en la Biblioteca, jardín, u otros espacios del centro durante los recreos. En ellas no han faltado poetas invitados, performance inspirados en poemas, actuaciones en las que se han mezclado la poesía y la pintura, la poesía y la música. Se ha homenajeado a Miguel Hernández en el 75 Aniversario de su muerte, el centenario de Gloria Fuertes, la llegada de Machado a Segovia, el centenario de Benedetti.

Los versos han sido siempre dulces frutos de la recién estrenada primavera en el IES María Moliner. Siempre se dedicaba una jornada a Micros Abiertos de Poesía en la que cualquier alumno, padres, profesores y personal no docente podían participar. Era tan buena la acogida que a veces había que alargarlo a dos sesiones.

Por eso, este año la poesía debía estar también presente, solo había que buscar el formato. El equipo de Biblioteca ha preparado una exposición poética muy especial en el hall del instituto: “Aprendices de poeta”. En ella se muestran más de cien cuadernos de poesía elaborados por alumnas y alumnos de primero y segundo de la ESO. Cada poemario contiene diez poemas en los que los alumnos han utilizado distintas técnicas, figuras y estructuras para componer sus propias obras: metáforas, personificaciones, greguerías, romances, haikus, caligramas…

Este cuaderno forma parte de un proyecto enmarcado en el Departamento de Lengua Castellana y literatura que este año han llevado a cabo durante el segundo trimestre las profesoras Maite Alberca y Cristina Rojo, que inició esta aventura literaria hace seis años. Los alumnos crean sus poemas reflexionando sobre la forma y el contenido y luego los ilustran desplegando toda su creatividad.

El vínculo emocional que se produce con la lírica es muy potente y permite que en cursos posteriores sean receptivos a las obras de otros autores y a la creación literaria. “Escribir un poema es como plantar una semilla”.

Además, un “Árbol de la poesía”, estará toda la semana presente en el jardín del centro. El Equipo de Biblioteca ha colgado poemas visuales de Chema Madoz a modo de frutos en un árbol del jardín, con títulos inventados por los alumnos para cada uno de ellos. El equipo de Biblioteca quiere recordar que, a pesar de la pandemia, vuelve la primavera a los árboles del Moliner y con ella los frutos poéticos de sus alumnos.