camion basura
Un camión retira un contenedor soterrado en la plaza de la Artillería. / KAMARERO

La implantación de las mejoras contempladas en el nuevo contrato del servicio municipal de recogida de residuos y limpieza viaria de Segovia va lenta pero segura, según se desprende de las declaraciones del concejal de Medio Ambiente, Ángel Galindo, que informa de que se van sorteando inconvenientes con un intenso trabajo de coordinación y gestión desde la Concejalía y desde la empresa adjudicataria, FCC.

“Antes del verano deben estar los nuevos contenedores”

En este sentido, la semana pasada comenzó la renovación de las papelera de la ciudad, cerca de un millar, una labor que se prevé se extienda a lo largo de tres meses y el edil de IU ha informado de que “antes del verano deben estar los nuevos contenedores”.

¿Por qué no antes? El responsable del área municipal de Medio Ambiente ya explicó a principios de este año en El Adelantado que sin gasinera no pueden ponerse en circulación los 18 nuevos vehículos que funcionarán con gas natural y que se destinarán a la recogida de residuos en contenedores de carga lateral y sin estos no es conveniente implantar esos contenedores porque los técnicos consideran que se pueden producir desperfectos y mayor desgaste con los camiones viejos que no están destinados a esa función.

En este sentido, y salvo retrasos por circunstancias novedosas o imponderables, la planificación de Medio Ambiente y FCC prevé que los contenedores, en torno a 1.500 sin contar los de ropa y calzado, lleguen a Segovia antes del verano, porque su fabricación ya ha sido contratada.

Los vehículos cuya fuente de energía no es de gas, entre ellos 22 eléctricos, estarán disponibles también antes del verano; algunos ya están en la ciudad pero pendientes de rotular, según el edil y, por último, los camiones más grandes, que son los de GNC (gas natural comprimido), estarán en servicio al final del verano o a finales de otoño, dependiendo también de la ejecución de la gasinera.

Precisamente la tramitación de esta última, que se ubicará junto a las instalaciones de FCC y cuya construcción es necesaria porque en Segovia no hay ningún establecimiento que ofrezca GNC, lleva su tiempo. Galindo comenta que “no hemos parado en los últimos meses” y, por ejemplo, indica que ha sido necesario un informe de la Dirección General de Carreteras por la proximidad del suelo a la carretera SG-20, además de un estudio geotécnico y otros trámites administrativos y urbanísticos.

Admite que durante un tiempo — “espero que el menos que sea posible”, afirma— convivirán los nuevos contenedores y parte de la antigua flota de vehículos de recogida de residuos, debido a los tiempos de fabricación al tratarse de proveedores diferentes y del espacio necesario para almacenar unos y otros antes de su puesta en servicio.